Buenas noches MarruecosCrónicasFeatured

Cuando el presidente argelino utiliza la retórica belicista contra Marruecos para establecer su legitimidad Por Adil ZAARI JABIRI

Paris/map

¡Nunca sin mis generales! Este es el mensaje subliminal en torno al cual el presidente argelino Abdelmajid Tebboune ha construido todo el entramado de su entrevista con la revista francesa « Le Point », con una fuerte retórica belicista contra Marruecos, su único leitmotiv para mantenerse en el poder.

Tras la introducción hagiográfica empapada en agua de rosas de los periodistas argelinos que realizaron esta publi-entrevista ilustrada con un retrato a toda página del « Raiss », las respuestas de Tebboune no ocultaron el desasosiego de un presidente impopular ante la ira de la calle que nada parece detener, salvo la restauración de un orden civil en el país con verdaderas instituciones democráticas.

« El país estaba al borde del colapso. Menos mal que estaba la oleada popular, el auténtico y bendito Hirak », dijo o más bien ironizó con sus interlocutores, sugiriéndoles la imagen de un país a la vanguardia de la democracia, mientras no menos de 200 presos políticos de ese mismo Hirak y decenas de periodistas y activistas languidecen en las cárceles de El-Harrach y en los centros de detención y tortura mantenidos en secreto por el ejército.

El presidente Tebboune sigue con su delirio sintomático de su avanzada senectud diciendo que él era « el candidato del pueblo y de la juventud », olvidando que a su edad (75 años) uno debería hacer gala de madurez y pasar el testigo, sabiendo que la juventud, en cuyo nombre habla él, exige ahora un nuevo orden político y una democracia real, lejos de este soporífero discurso de los gerontócratas que siguen sedientos de poder.

A propósito de esta misma democracia, Tebboune no dudó en defender obstinadamente las virtudes del partido único, « un partido presidencial » que piensa crear « más adelante », porque a sus ojos las formaciones políticas de hoy « no son representativas » de la voluntad popular de Argelia. Es decir, « el pueblo soy yo » a imagen y semejanza de la frase absolutista pronunciada por Luis XIV « el Estado soy yo », con una adaptación argelina « yo y mis generales ».

Luego vino la parte internacional de la entrevista, en la que el presidente argelino se soñó a sí mismo como un filántropo, trenzando tonterías a sus anfitriones cuando les endilgó, por ejemplo, la inconmensurable e incomparable « pericia » de su país en la lucha contra el terrorismo y « que ha evitado tragedias en Francia, Bélgica y otros », antes de darse cuenta rápidamente del alcance de su estupidez, afirmando que quería seguir siendo « discreto » sobre el tema, « porque se trata de salvar vidas humanas en Europa y en todas partes ».

Se olvida de que esta misma revista y muchas otras han publicado largos reportajes sobre terroristas argelinos, como Abdelmalek Droudkel y Mokhtar Belmokhtar, que recorrían el desierto subsahariano, y el último, Abu Oubeida Youssef al-Annabi, actual emir de la organización terrorista Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), cuya cabeza tiene un precio de nada menos que 7 millones de dólares ofrecidos por Estados Unidos. También está Iyad Ag Ghali, líder del llamado grupo « Ensar Eddin », que estuvo detrás del ataque de Bamako en 2013 y desencadenó la operación militar francesa « Serval », y luego el ex teniente de Mujao Adnan Abu Walid al-Sahrawi, que no es otro que un antiguo mercenario del polisario. En resumen, la lista es larga y no faltan pruebas de los vínculos probados entre los terroristas y los servicios secretos argelinos.

Huyendo de las preguntas que enfadan, sobre todo las que corren el riesgo de provocar la ira de los generales que no le dejan en paz, el presidente Tebboune se dirige directamente al tema de « Marruecos », su zona de confort en la que vierte sus frustraciones y ahoga sus penas.

Al abordar lo que denominó « la ruptura con Marruecos », el presidente argelino se entregó a un pueril ejercicio de sacar pecho en una postura servil y obsequiosa, ridícula ante sus generales, antes de lanzarse en una diatriba belicista al acusar al Reino de todos los males, con sólo palabras sin la menor prueba.

La misma pérfida y venenosa hipocondría fluyó a través de sus insinuaciones que olían a rencor y desdén y sus vociferaciones indignas de un jefe de Estado contra las sagradas instituciones del Reino cuando respondía a una pregunta sobre el Sáhara marroquí.

¿Qué podemos decir después de tanto despotricar? En un Estado de derecho en el que se respetan las instituciones y las personas, una salida mediática tan calamitosa como la que el « amado » presidente Tebboune agasajó a sus lectores es digna de un juicio público. Mientras tanto, ¡mantengamos nuestras fronteras cerradas como baluarte contra todos los excesos que vienen del Este!

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page