CrónicasFeaturedTú, por ejemplo

CUANDO LIBANO VIVE SU PEOR PESADILLA… Por: Sara Kassir

Tribuna infomarruecos.ma

 

Sara Kassir: redactora WEB, traductora e interprete
(ar/fr/esp/ang)

Escombros por todas partes, polvo asfixiante y olor a sangre, así amaneció Beirut tras la masacre que vivió ayer, y que causó la muerte de 137 personas, 5.000 heridos y decenas de desaparecidos. Una situación sin precedentes es la que vive el país, un país ya sumergido en unas crisis economíca y sanitaria que dejaron en jaque una buena parte de los componentes de su sistema.

La dicotomía de las facciones políticas que reinaban en Líbano y las confrontaciones que solían tener lugar han originado, a lo la largo quince años (1975 – 1990), una de las guerras civiles más memorables de la historia, lo cual ha rizado el rizo y ha influido bastante en la situación económica del país.

Cabe destacar que el pueblo libanés ha logrado ejercer plenamente su derecho de manifestación, presionando a ciertos políticos para forzar su demisión (el caso de Saad Hariri) o aderezar la economía del país para salvarlo de la inflación o de cualquier episodio de recesión, aunque realmente la situación se ha ido empeorando poco a poco y muchas medidas no consiguieron redorar el blasón y rescatar lo que tardó años en cobrar forma.

La crisis sanitaria actual ha impactado todos los países del mundo (los más fuertes económicamente inclusive), ¿qué sería de los países endeudados, con una sobrecarga económica fuerte, como es el caso de Líbano? De hecho, el país del cedro ha tenido que enfrentar a trancas y barrancas la crisis sanitaria actual, aún más con los rebrotes que conoció últimamente y que complicaron más todavía la situación. Los hospitales públicos del país han sido colapsados y los privados tuvieron que atender a los heridos de la explosión devastada perpetrada ayer en la capital Beirut.

En situación tan delicada, muchos países le tendieron la mano a Líbano y ofrecieron su ayuda. Podría salir rápidamente del apuro si todos se reunieran, como única fuerza, para facilitar su pronta recuperación. Hay que tener presente que de las malas vivencias, se suele aprender y en las malas circunstancias, aparecen los verdaderos aliados y los peores enemigos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page