Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Cuando no queda más que la mentira Signos del atolladero

La estremecedora realidad

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Hasta dentro del Guantánamo argelino en África (campamentos de Tinduf), la gente se ríe de lo que publican (los que lo leen) los subdesarrollados órganos de propaganda polisarista.

Desde hace días, una inverosímil campaña de ataques contra Marruecos, surrealistas, infantiles y que rozan la anécdota de mal gusto.

Eso lo decimos nosotros. Los interesados, los estrellados que ven los que han nacido con estrella, comienzan a temer porque ello es un claro inconfundible signo del comienzo del fin.

“¿Co comete Marruecos y los marroquíes ninguna falta o error para no contar más contra él/ellos que chorradas?” se preguntaba el viejo BSGH quien no se cansa en recordar que dio su vida y la de su familia a “una banda de inútiles, cuando el resto de su familia vive decentemente en Marruecos”.

En este gulag argelino de Tinduf la gente se pregunta por qué Marruecos no responde.

“Por algo será…”, responde el viejo BSGH sin prestar la menor atención a la tradicional, casi folclórica proliferación de chivatos en estos campamentos.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page