Cronica desde TindufFeatured

Cuba/Polisario ¿Fin de la era de milicias?

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar .

Se van… se van para no volver. El Polisario se queda solo, con lo que queda de su mentor, sus rehenes y sus inmensurables sueños de riqueza ilícita…

¿Quién queda?

Hasta el inventor, amo y señor argelino se desmarca ineluctablemente. Cuba le sigue. El Polisario y la sucia historia de utilizarlo como instrumento de separatismo y de desestabilización no han dado resultado. Muy costosos, ineficaces y mortalmente inútiles.

La nueva dirección de Cuba comienza a juzgar inmoral hablar del Polisario en los foros internacionales.

Es el fin de una locura que ha costado tanto a quien no lo tenía. Tiempo de realismo y de realpolitic. Nadie quiere parecer, menos homologarse a una pandilla al servicio de intereses tercios… Los “amigos” de ayer toman distancias. Los aliados prefieren eclipsarse. Si el mentor e inventor se desmarca ¿Qué les ha dejado?

Y el Polisario y sus fanfarronadas. El Polisario y sus acrobacias… el Polisario y su locura. El caos ha llegado con Brahim Ghali. Los hay, como el viejo y sabio M.P.L.I que afirma que “cuando Argelia nos impuso a Ghali, sabíamos que buscaba poner fin a su empresa separatista en quiebra”.

Del resto se han encargado sus aves de rapiña.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page