FeaturedLas Cosas lo que son

 Cumbre afro-europea Próximo campo de batalla  

 

Ayer, lunes 16/10 la Unión africana celebra su decimoséptima sesión extraordinaria de sus ministros de Asuntos exteriores.

La reunión fue consagrada a la discusión de los preparativos de la próxima Cumbre afro-europea que debe celebrarse los días 29/30 de noviembre próximo en la capital costamarfileña, Abiyán.
Como ya es costumbre (casi folklore) con el mismo estilo de odio, rencor y un claro espíritu de división y de divergencia, Argelia y África del Sur han vuelto a la carga con su exigencia de la participación de la fantasmagórica “RASD” en dicha Cumbre, logrando, lamentablemente imponer e hecho consumado consistente en la “necesidad” de participación de la quimérica república de Tindouf, después de que muchas voces abogaban por la participación única y exclusivamente de países con soberanía reconocidos por los países de la Unión europea.
África del Sur lideraba esta nueva cruzada contra la ilegalidad que ha culminado (hasta ahora) en:
 Encargar al presidente de la comisaria de la UA, el argelino Moussa Faki de seguir y velar por la coordinación para presionar a Costa de Marfil, país huésped de la Cumbre a fin de aceptar la participación de las milicias del Polisario
 Acordar 10 días a Costa de Marfil para dirigir una invitación a la fantasmagórica “RASD, a falta de lo cual se trasladaría la sede de la Cumbre a Adis Abeba, sede de la Unión africana
Las maniobras al respecto se prosiguen, haciéndolas frente marruecos con los medios disponibles, consiguiendo que muchos países de la UA apoyaran su postura.
No obstante, ante la actual envergadura de la nueva maniobra argelino-sur-africana contra el principal aliado africano de marruecos que es Costa de Marfil y con vistas a disminuir la presión sobre sus fieles aliados en el continente, el sentido común aconseja que Marruecos traslade el punto de gravedad de este nuevo combate  de la Unión africana hacia Europa, más concretamente Francia a la que debe exigir que la participación en el conclave afro-europeo sea exclusivamente a países con soberanía nacional, lo que, evidentemente podría obligar a Costa de Marfil a aceptar las condiciones del socio europeo, en aplicación de las reglas, usos y costumbres de Naciones Unidas.
Show More

Related Articles

Close
Close