CrónicasFeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

  Curanderos en momentos de desesperación Historia verídica

Difícil de creer...

Iba a poner de titular: “difícil de creer, imposible de desmentir”, pero me parece que el que coloco es más factible.

Era ayer, uno de mis clientes, un ingeniero de estado agrónomo (43 anos), me contaba su “aventura” con los médicos y los curanderos (un curandero, en singular).

“No sé lo que me sucedió porque mis médicos (dos en Marruecos y el tercero en España) no lo pudieron diagnosticar”, contaba con tono sincero. “Poco a poco, día tras día, proseguía, encontraba más dificultad en andar. De médico a otro, de medicamento a otro, de ejercicio en otro…Nada. Absolutamente nada… ni la menor mejora”.

Marca una pausa como si supiera que no era fácil a creer y “suelta”: “Un amigo me indico un “fkih”. Tan desesperado y con una grave crisis de pánico me fui a verlo”.

Otra pausa y… “el hombre no hizo nada. Me toco las dos piernas, leyendo algo y…”

¡Increíble! Dos días después comentaba a andar y una semana después estaba como si nunca haya padecido tan “enigmática” enfermedad.

El hombre me confía que “probablemente nunca vuelvo, a menos que los médicos no logren diagnosticar la enfermedad”.

Que Dios te Proteja…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page