Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Dajla/Foro Crans Montana: ¿Quién escucha aun a Argelia?

Sabotajes y chiquilladas

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Comenta la gente en estos tristes campamentos con un exquisito acento saharaui los coletazos argelinos, los últimos para sabotear la celebración del mundialmente conocido Foro Trans Montana en Dajla.

Cuentan que las “intervenciones” argelinas provocan ante los intervenidos prolongadas carcajadas porque, además de ir contra sentido, son ilógicas e irrealistas como todas las posiciones del régimen argelino sobre el Sahara.

Signo de tiempos: hasta influyentes miembros del Polisario bromean con lo que se ha convertido Argelia que no la escuchan ni los argelinos.

“Pueden declarar inocente al hijo del presidente o exculpar a un amigo, pero no pueden convencer a nadie sobre el Sahara”, comentaba H.PIO un pro argelino, hasta hace poco, incondicional.

Países africanos que abren consulados en Layun y Dajla y conjuntos regionales mundiales que celebran sus reuniones en Layun… es irreversible y de seguir así, Marruecos no le facilitaría ni siquiera una salida al Atlántico para sus minerales, gas y petróleo como anhela y suplica.

No cabe la menor duda de que el régimen argelino con su Polisario se ha convertido en el hazme reír de los países del mundo.

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close