Cronica desde TindufCrónicasFeatured

De quinta columna y de “chorizos” Pro-Polisarios en paro

Buscando protagonismo desesperadamente

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En su desenfrenado intento de recuperar el sueldo, algunas/algunos venden patrias cometen delitos pasibles de la pena más grave.

Apología al terrorismo. Incitar a las armas es como si las usara y si la etapa es, como la actual, marcada por la ruptura por el Polisario del alto el fuego (vuelta a la guerra como pretende) y la automática instalación de un estado de excepción, la/el que “no tiene bagaje y no puede volar más alto” se expone a lo que les haría lamentarlo.

No obstante, buscando desesperadamente protagonismo, Marruecos (y con él todo el mundo) ni se entera de lo que dice o deja de decir mientras las provincias del sur están total y literalmente tranquilas.

El otro dia una vende patrias decia a uno de sus amigos canarios que no en tendeia por qué ya nadie se interesa por ella.

Aquí en estos campamentos argelinos de Tinduf, la crisis de Guergarat ha despertado hasta a los que no querían despertarse. La evidencia y la realidad son crueles. El Polisario no pinta ni en Argelia. Nadie en este gulag argelino desea que se vuelva a pagar de la ayuda humanitaria a los vende patrias del Sahara marroquí. Entre otras mil cosas, porque no sirven para nada.

De modo que, la máquina de propaganda argelino-polisarista está averiada y oxidada. Efecto inverso, nadie converge su mirada hacia las/los que, hasta hace poco eran pro-Polisario en paro y que con la crisis de Guergarat creían poder recuperar su chapuza.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page