Cronica desde TindufCrónicasFeatured

“Desahucio” de González Laya: Argelia, la dirección equivocada   

Con Argeloa solo se puede perder

  

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La nueva impostura argelino-polisarista no podía terminar en España de otra forma. Víctima del régimen militar argelino, Arancha González Laya ha pagado con su cargo su miopía de no saber con quién trataba y a lo que se exponía.

Volvemos al punto de partida con la particularidad de que, en/con España Argelia nunca había perdido tanto. Las relaciones entre España y Marruecos son estratégicas y los intrusos entre ambos solo pueden causar considerables daños a los que se dejan engañar. La señora Laya sabe algo de ello, aunque nunca se arrepentir lo suficiente con su salida desde la puerta trasera del ministerio español de Exteriores.

A su sucesor y a los sucesores de sus sucesores ha llegado el mensaje 5/5: con las relaciones con Marruecos no se juega.

Al día siguiente de su Galigate en España, con sus artimañas y sus engaños, Argelia se encuentra en una encrucijada. Desde ahora en adelante, protocolo aparte, no formará parte de ningún proyecto geopolítico de la región.

La ida de Laya suena a mil significados a los españoles que chupan de Argelia.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page