Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Desde el Guantànamo argelino en Tinduf: Un desesperado grito de libertad

Las làgrimas de una anciana

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si, por milagro, alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento.

En su perfil de Twitter, Yahya Lamin, un actor asociativo saharaui publicaba ayer este patético llamamiento de una mujer de unos 65 años en el gulag argelino de Tinduf (infomarruecos.ma posee el documento sonoro en hassani):

“Sacadme de este infierno.esto es un juego…”una anciana en Tindouf Fatma Ment Mehdi,no es la única. Después de 50 años de sufrimiento y engaño. Que hace falta para que el Mundo mueve pieza?.No bastan las protestas,manifestaciones,creación de movimientos.Donde está la ONU,AI.

Un grito de libertad entre otros miles, cada día que, el aparato represivo argelino-polisarista sofocan… Pero siempre, como sucede con las atroces injusticias, trasciende algo que, para los amantes de la paz, la justicia y la verdad, constituye un botón de muestra.

El sufrimiento, la exclusión, la discriminación tribal, la represión y la cruel in certidumbre: el pan de los rehenes del Guantánamo argelino en Tinduf de cada día.

Pero a Argelia y a su Polisario les importa, dos pepinos el drama de estos secuestrados. Lo suyo son las redes sociales, las quintas columnas en algunos países, la mentira y la crucificcion de la verdad y de la justicia.

¿Hasta cuándo?

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page