Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Desenfectado el extremo norte de Mauritania: La medida y su alcance

Decisión estratégica

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Cinco años después de que el Ministerio de Defensa mauritano declarara la frontera norte con Argelia como zona militar prohibida a los civiles, las autoridades mauritanas completaron el proceso de aseguramiento del extremo norte de Mauritania en la frontera con Marruecos y el extremo oeste de Argelia.

 Fuentes mauritanas informaron de que las autoridades mauritanas desmantelaron recientemente un campo anárquico llamado Lebarika y expulsaron a decenas de separatistas del Polisario que, desde principios de los años ochenta, utilizan la zona como centro de almacenamiento y venta de ayuda procedente de los campamentos de Tinduf, hasta el campamento se convirtió en un semillero de bandas de traficantes y trata de personas y de armamento y suministro de bandas terroristas y narcotraficantes activas en la región africana del Sahel.

Con el gobierno de Mauritania recuperando el control total de sus fronteras norte, los pasos del desierto que la milicia armada del Polisario siguió explotando para infiltrarse en la zona de amortiguamiento y de allí a las áreas que rodean el paso fronterizo de Guerguerat quedaron completamente cerrados frente a los elementos del frente separatista y las actividades de contrabando y trata de personas que organizan y de las que se benefician los elementos leales al Polisario durante décadas han sido socavadas

En el verano de 2017, el Ministerio de Defensa de Mauritania había identificado el área afectada con una prohibición total en la plaza que se extiende entre Al-Shakat en el noreste, Ain Ben Telli en el noroeste, Tishit apareció en el suroeste y Lemeria en el sur, convirtiendo toda la franja fronteriza con Argelia en zona prohibida para los civiles, subrayando que tratará a cualquiera que se mueva en esta zona como un “objetivo militar”.

Cabe señalar que dos meses después de que las Fuerzas Armadas Reales purgaran las inmediaciones de los pasos fronterizos de Guerguerat de bandas y mercenarios del Polisario en noviembre de 2020, el Consejo de Ministros de Mauritania encabezado por Ould Ghazouani emitió un decreto que establece una zona de defensa sensible en el norte de Mauritania a lo largo de la franja fronteriza con Argelia y el Sáhara Marroquí, por considerarla tierra vacía y deshabitada, pudiendo ser lugares de tránsito de terroristas, narcotraficantes y grupos del crimen organizado.

De: Le cercle Quid

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page