Crónica internacionalFeatured

Después de Cuba, Argelia siente el fuego en los pies en VenezuelaPor Hassan Achahbar

Desde el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Marruecos y Cuba el 21 de abril, Argelia y el separatista Frente Polisario sienten el fuego en los pies y vuelcan la mirada hacia Venezuela, uno de los muy pocos amigos que aún conservan en el continente americano.

El Hassan Achaabar, experto en asuntos latinoamericanos
Esta es la poderosa razón que anima a Argelia a mover sus piezas, apostando el todo por el representante venezolano ante Naciones Unidas, Rafael Ramírez, un viejo aliado de los argelinos en el marco de la Organización de países exportadores de petróleos (OPEP).
Argelia entiende, claro está, que la pérdida total o parcial de la plaza caraqueña equivaldría a un quiebre seguro en los planes del separatismo saharaui en Latinoamérica por lo que su ya destartalada diplomacia intenta desesperadamente sabotear cualquier posible acercamiento entre Marruecos y Venezuela. Esto incluye al lobista Ramírez, hoy rebelde sin causa, pero “encariñado” con el “pueblo saharaui” desde su llegada a Nueva York en enero de 2014.
Por eso, el desconcertado venezolano muestra los colmillos abusando al extremo de su cargo de “presidente por accidente” de la 4° Comisión de las Naciones Unidas y de su Comité de Descolonización, dando duro a las “potencias colonizadoras” y obviamente a Marruecos.
Lo chistoso aquí es que sea cual fuere el contexto o la pregunta que se le formule, la respuesta de Rafael Ramírez va dirigida infaltablemente al conflicto del Sahara aunque siempre asociado intencional y maliciosamente a Palestina como si la naturaleza y la solución de ambos estuvieran indisociables.
En entrevista con el diario puertorriqueño Claridad, Ramírez afirma que “luchar por la independencia, por la soberanía de los países” forma parte de la política exterior de Venezuela y que esta posición “es la misma que tenemos a favor de Palestina, es la misma posición que tenemos a favor del Sahara Occidental, que está ocupado por Marruecos”.
Ese venezolano que en el Comité de Descolonización de la ONU defiende “la soberanía de los países”, en Estados Unidos es investigado por lavado de dinero y en la Asamblea Nacional venezolana por nepotismo, tráfico de influencias, fraude y desvió multimillonario de fondos públicos. 
Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page