CrónicasFeaturedFin de Trayecto

“DÍA DEL ESCRITOR” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

Cada  13 de junio se conmemora Día del Escritor.

 El festejo no es casual y se debe a que esta misma fecha, en 1874, nació Leopoldo Lugones en Villa María del Río Seco, en Córdoba, Argentina. Cuando Lugones escribe “La grande Argentina” su propósito era ya la de señalarnos lo que puede hacer la nación para alcanzar su destino de llegar a la categoría de potencia. Es por eso que en el día de los escritores  deseó no solamente rememorar a los grandes escritores que tiene y tuvo el país y el mundo a través de todos los tiempos, sino también  una frase de José  Ortega y Gasset con “Argentinos  a las cosas”.  Leopoldo al igual que Ortega y Gasset, amaban a la Argentina y nos pintaban ilusionados un futuro venturoso. Es admirable lo que estos grandes escritores  entendieron la manera de ir siempre hacía más allá, un aspirar constante y un anunciar que algo va a ser.  Es que nada nos debe distanciar de aquel faraón egipcio que en la puerta de su biblioteca escribiera: “Libros tesoro de los remedios del alma”. Hasta las alocadas y atolondradas pasiones tendrían su remedio entre el tesoro de los libros, fuentes de serena sabiduría y la calidez de los escritores. Las bibliotecas y los escritores se mantuvieron a través de los milenios. Festejemos que los escritores  y los libros todavía existen  ya que el paso del tiempo no cuenta para los remedios del alma y el saber. Recordemos  también que unos días más adelante  el 23 de junio de 1911, en Rojas, nació   Ernesto Sábato, y qué decir de nuestro Jorge Luís  Borges el escritor más celebrado y considerado de todas las épocas en nuestro país y en el mundo, literario contemporáneo. Ambos simbolizan a  la intelectualidad, argentina.  Decir Sábato y Borges es decir estudio, pulcritud, seriedad,  hombres que por su vocación de estudiosos son y deben ser ejemplo para la juventud y el culto intelectual que cultiva la inteligencia. Es que el escritor a  través sus escritos refleja su vida, lo que piensa y lo que siente. Cada uno de sus personajes es un fantasma que le brota desde el fondo del alma. Son los portavoces de su fuero interno  y de las aventuras que concibe su imaginación. Cada espacio de un escrito, está revestida de la personalidad secreta del autor, que le  permite airear  sus sueños y pesadillas, tratando de penetrar  las tinieblas del lector y descubrir sus  ilusiones y fantasías. Ésta es la fuerza de la escritura, la fuerza de la ilusión, la fuerza del sueño. Ya que si el hombre es todavía capaz de alimentar sus ilusiones, si es todavía capaz de soñar, entonces es un hombre libre. Que esta celebración   del día del escritor sea motivo propicio para que recordemos su existencia, para que nos hagamos cargo de nuestra obligación de conservar y amparar a los hombres de letra y para que tomemos conciencia de los aportes de saber que  la escritura puede brindarnos. Un enorme Abrazo a todos mis AMIGOS que me brindaron la posibilidad de publicar  y editar mis garabatos.  

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page