« Dicen de Marruecos »/CincoDias: Tánger, puerta de África y trastienda industrial de Europa conectada al mundo

0
Puerto de Tanger Med.
Puerto de Tanger Med.

La tentación de una inversión tan ventajosa al borde de la UE resulta irresistible parael empresario español

58 compañías tienen actividad fabril en la zona

En el plazo de una década Tánger ha reinventado su estratégica posición de puerta de África. Ya no es la entrada del infierno. El que hasta ahora era el continente maldito ha logrado (aún de forma irregular) convertirse en el área del mundo con la economía de mayor crecimiento: el 4,5% en 2017, según el Banco Africano de Desarrollo, la OCDE y la ONU. Pocos saben que Marruecos realiza regularizaciones de 50.000 inmigrantes por año entre la multitud que llega del centro de África y encuentran acomodo en su prosperidad.

Quien visita Tánger descubre una ciudad con memoria, a partes iguales, de contracultura y marginalidad, con inequívocas pruebas de desarrollo en forma de zonas verdes, áreas residenciales, urbanismo, tren de alta velocidad, transporte puntero, hoteles…
La resurrección del norte de Marruecos no es mera coincidencia con la construcción del macropuerto Tanger Med y los polos industriales que le han acompañado; un complejo que ahora celebra diez años de existencia. En clave interna marroquí, el rey Mohamed VI ha quebrado políticas reales anteriores con una apuesta por el desarrollo de la franja costera fronteriza con Europa.

« A nivel industrial, Marruecos es uno de los países más atractivos de África »

Jesús Pascual, consejero delegado de Grupo Antolin

Tampoco ha sido indiferente que las empresas del Viejo Continente hayan encontrado en un lugar tan próximo una oportunidad de inversión. Como explica Jesús Pascual, consejero delegado de Grupo Antolin, “a nivel industrial, Marruecos es uno de los países más atractivos de África. Su PIB crece con vigor y ofrece estabilidad política, buenas infraestructuras y una favorable situación geoestratégica para comerciar entre Europa y África. El Gobierno marroquí está volcado en atraer la inversión extranjera”.
Antolin, el pionero
La tentación de Tánger para el empresariado español ha resultado irresistible. Una lista facilitada por la Cámara de Comercio de España en la ciudad contabiliza 58 empresas nacionales con actividad industrial, en su mayoría del textil y automoción. Encontramos a Antolin Tánger y a Tiempo entre costuras, pero también a Alsa, Suardiaz, Baleària o Siemens Gamesa.
El grupo español de equipos para automóviles desembarcó en Marruecos en 2005 y fue pionero con la constitución de la filial Antolin Tánger. Su planta, con 600 empleados, produce techos y parasoles para Renault, PSA, Jaguar Land Rover, Volvo y Mercedes.
Jesús Pascual afirma que “el resultado de todos estos años de inversión y apuesta tecnológica por Marruecos se ha traducido en una plataforma inmejorable para aprovechar el crecimiento del mercado de coches, tanto local como para la exportación”.
La firma ha creado en Tánger un centro CAD que “forma parte de la red de diseño de Antolin en el mundo. Gracias al uso de la tecnología más avanzada, permite ayudar a los clientes en el desarrollo de sus proyectos”. “Los técnicos marroquíes ya han dado buena muestra de su calidad y han diseñado las puertas del modelo Renault Captur que se produce en España. El reto es mejorar en formación para conseguir una mano de obra local más cualificada y atraer proyectos de mayor carga tecnológica”.
La fábrica de Renault en Tánger, inaugurada en 2012 con 11.000 empleados, es un cliente principal. Marc Nassif, director general de la automovilística en Marruecos, valora “la fuerte relación” con la española. “Suministra componentes desde el inicio de nuestra actividad y cada coche tiene al menos un producto de Antolin en su equipamiento”. “La zona ha construido un ecosistema industrial excelente. La fábrica de Antolin en la zona franca está a 25 kilómetros por autopista. Los componentes llegan a nuestra planta en media hora”.
Alsa, estándar UE
Alsa aterrizó en Marruecos en 1999 con la adjudicación de la gestión del transporte público de Marrakech y su área metropolitana. Después ganó Agadir, Tánger y Khouribga. En Marruecos gestiona hoy una flota de 638 autobuses con 1.900 empleados y transporta 155 millones de viajeros al año.
Alberto Pérez, director general de Alsa en Marruecos, explica que “nuestra temprana apuesta por el país con unos servicios con los mismos estándares de calidad que en Europa hace que seamos reconocidos como un operador con excelente reputación”. “En Tánger hemos crecido rápido. Desde 2013 operamos 25 líneas urbanas y 17 regionales con una flota de 150 autobuses y una plantilla de 462 empleados. En 2017 transportamos 40 millones de viajeros, un 150% más”.
Pérez cree que la clave es “la cooperación con las autoridades”. Permite “ofrecer la alternativa más eficaz para desplazarse y acceder a los servicios educativos, sanitarios y de ocio”. Al mismo tiempo, “facilita el desarrollo sostenible de la ciudad, cambiando el concepto de transporte público; partíamos de una red de mínimos y ofrecemos un concepto de transporte moderno y accesible, que cala como una alternativa para unas pujantes clases medias”.
África eólica
Siemens Gamesa inauguró el pasado octubre su fábrica de equipos de energía eólica en Tánger. La factoría producirá sistemas construidos íntegramente en Marruecos con una potencia de hasta 4,2 megavatios. Está preparada para fabricar palas de 75 metros . La compañía cuenta con experiencia local en proyectos claves en el mercado eólico marroquí, como Tarfaya, Tánger, Essaouira y Haouma.
Su consejero delegado, Markus Tacke, señala que “la fábrica es fundamental para nuestra compañía y responde a una sólida decisión de negocio. Invertimos donde vemos grandes oportunidades de negocio y, en Marruecos, esas oportunidades son más fuertes que nunca”. “Es la primera fábrica de palas puesta en marcha por un fabricante de aerogeneradores en África y Oriente Medio. Creará 600 empleos cualificados y unos 500 puestos indirectos”.