Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Diferendo Sahara/Resolución 2548 del CS Argelia “parte principal”, Polisario accesorio

En voz alta

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

No va a ser fácil negarlo. Desde siempre la ONU sabía que el prefabricado diferendo del Sahara era/es bilateral: Marruecos/Argelia, con las milicias del Polisario para satisfacer el apetito y la sed hegemonistas del mentor argelino.

Ahora el Consejo de seguridad lo dice en voz alta y en mayúscula en su resolución 2548 de anoche (hora magrebí). Cada uno en su lugar. El mentor en el suyo y el doméstico en el suyo. Los coletazos de Gargarat no convencen a nadie. Por ello Estados Unidos, Francia y demás miembros del CS han exigido a los corsarios (en tierra firme) del Polisario a cesar de obstruir la circulación de personas y bienes en este punto fronterizo.

¿Qué les queda al Polisario y su padrino argelino? O mejor dicho ¿Qué nos queda a nosotros los rehenes de ambos en este gulag argelino de Tinduf?

Ni territorios “liberados” (el cuento chino del Polisario) ni “ocupados” (su alucinación en estado terminal) encuentran eco, convirtiéndose en el hazme reír de la población de los campamentos.

“Un par de años más y paramos el negocio”, confesaba uno de los principales responsables del Polisario, desde hace semanas en Mauritania por el comercio (venta) de sus miles de camellos, él que vino en 1975 a Tinduf con sandalias rotas.

2548 una histórica resolución que zanja la inventada controversia y que no es apta a interpretaciones, fruto de una imaginación perturbada.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page