Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Difícil negarlo ahora El Polisario: una cuestión argelino-argelina

Nueva era

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 Nadie, ni siquoera los màs necios lo pueden negar: El Polisario es una cuestión, unica y exclusivamente argelino-argelina y no se debe inmiscuirse en los asuntos internos de Argelia. Allà està con su Polisario!

El Presidente del gobierno españoldebe estar satisfecho: ha cumplido con lo prometido en su transacción con el régimen argelino. Las relciones con Marruecos nunca fueron peor y  nunca seràn mejor.

Otra cosa seria el beneficio que pueda savar de su sabotaje.

¿De dónde y hacia dónde vino y salió a/de España el argelino Mohamed Bettouch, alias Brahim Ghali?

La pregunta suscita, cuando menos la curiosidad de, tanto los asalariados de Argelia en España como los que, introducíos en el error, simpatizaban con la milicia argelina del Polisario.

La debacle de la justicia española puso, sin quererlo, al descubierto la cruda y vergonzosa realidad del Polisario, su “presidente”, su estructura, su mentor y su aliado socialista español.

Las falsas « causas » no sirven para fines electoralistas. El 4/5 en Madrid lo corrobora y las elecciones andaluzas lo van a reconfirmar. Erronea apuesta sobre una falsa causa.

Aclaradas las cosas, Marruecos no tiene ni moral ni políticamente, derecho de seguir contando, en su estrategia de solución al prefabricado problema del Sahara, con la milicia argelina del Polisario.

Insistir en dar alguna forma, directa o indirectamente, de representatividad a una banda, cuyo jefe acaba de comparecer ante una colorada justicia española por crímenes de lesa humanidad y que viene y va en aviones argelinos de/hacia Argelia, no correspondería a los votos y deseos de la inmensa mayoría de los sahrauies, tanto en Marruecos como en los campamentos argelinos de Tinduf o fuera de ellos.

45 años de infructuosos esfuerzos y de frustrada esperanza. ¡Basta! Es tiempo de un interlocutor alternativo, realista, pragmático, pacifista, conciliador y, sobre todo, no apéndice de los generales de Argelia.

El surrealista episodio del Ghaligate en España aconseja, en el caso del Sahara marroquí,  pasar a la velocidad superior…

De ser así, la solución estará a la vuelta de la esquina.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page