CrónicasFeaturedFin de Trayecto

DONDE ME PONGO Elías D. Galati (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

La expresión “Donde me pongo” es muy común en nuestras vidas.

La usamos cuando llegamos a un lugar, cuando nos invitan a una reunión, cuando estamos en un curso escolar, en el cine, el teatro o cualquier otra actividad que desarrollemos

Muchas veces la ubicación está ya determinada, y otras veces no depende de nosotros.

Por eso Donde me pongo, a veces es una pregunta que le hacemos a los otros, nuestros interlocutores, pero otras veces nos la hacemos a nosotros mismos.

Si se la hacemos a los demás, su respuesta nos indicará como nos consideran, que rol jugamos para ellos, y cual es la relación que quieren de nosotros, su valoración personal y quien creen que somos.

Quienes somos, como nos tienen en cuenta, y que relación tenemos en sus vidas.

Pero si la pregunta es a nosotros, entonces la respuesta que nos demos será determinante no sólo de nuestra ubicación sino también de nuestra determinación, porque señalará que queremos hacer, que rol queremos jugar.

En primer lugar determinará si seremos protagonistas, actores o espectadores, de acuerdo al lugar que elijamos para ubicarnos.

Actúo o miro. Mi rol es protagónico o soy espectador.

Si soy espectador, es un mero divertimento, observo como pasatiempo, como un descanso de la actividad, o mi mirada es una mirada profunda, existencial, a veces científica o filosófica.

Miro con liviandad u observo con atención, saco conclusiones y analizo y proyecto mis consideraciones para mi vida, y para mi relación con los demás.

En una escena tu puedes ser protagonista, actuarla, puedes ser observador de la escena actuada, y puedes ser también observador de quienes observan, y determinar y poner en consideración sus reacciones ante la actuación protagónica.

Hay un chiste   psicoanalítico, que dice que un psicoanalista, es el que va a un teatro de revistas y observa al público.

Pero también puede ser que pretendamos ser el eje de la escena, que siempre estemos tratando de ubicarnos en el centro, y creer que todo gira a nuestro alrededor.

Es importante tener en claro que la autoestima es esencial para la vida, ya que nadie puede vivir sin un poco de ella, pero que no es absoluta ni patrimonio personal y exclusivo.

Que todos deben tener autoestima y que ser el centro de la escena es un efecto compartido, es un rol que le corresponde o puede corresponder a todos, y que todos pueden actuarlo.

La expresión usada por quienes detentan el poder, sugiere otra determinación y una nueva implicancia social.

El uso del poder da la facultad de no tener que solicitar el lugar de ubicación, sino de ubicarse directamente y también la posibilidad de determinar la ubicación de los otros actores sociales.

Por eso es determinante en el entramado social, el lugar en que se ubican los que detentan el poder.

Pueden ubicarse por encima de los demás, pueden ubicarse a su mismo nivel o pueden ubicarse un poco más abajo y tratar de darles la posibilidad de un impulso desde su lugar de poder para que puedan crecer y progresar.

En general desde el poder se actúa con determinación autoritaria y se realizan acciones desde un lugar superior, que en realidad ocupan, ya sea por elección o por propia determinación o arrebato, pero que en verdad ocupan.

Es decir hay un poder real que actúa desde el grupo que lo posee, y es muy difícil escapar en principio al orgullo y también a la soberbia de creerse o sentirse superior.

Pero si el poder se ejerce desde el llano, al mismo nivel y con respeto del semejante, y el que lo tiene se ubica junto a su gente y a quienes debe gobernar, la situación social cambia y permite el crecimiento y la mejoría de todos los actores.

Si además se tiene la humildad de ponerse en un estadio inferior,  y con las fuerzas y los elementos que posee intentar que la gente, su pueblo, pueda subir en el rango social, puede realizar un salto que permita que ellos y sus descendientes, en el futuro estén mejor posicionados, la comunidad tendrá un carácter esencialmente equitativo, justo, bondadoso  y caminará por un sendero maravilloso que lo lleve hacia un futuro feliz y mejor.

Entonces ¿dónde me pongo?

Tengo claro que debe hacer y desde que lugar debo ejercer mi rol, como miembro de una comunidad, como deber esencial para mí y para mis hermanos o me creo orgullosamente superior y obro en consecuencia.

La vida es un compromiso social, de todos; es mi derecho, pero también mi deber como lo es de todos mis semejantes.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page