« Vela en la obscuridad » Editorial (Alifpost) : Es hora de que el norte de Marruecos apueste por Portugal y Gran Bretaña en vez de España

0
El puente del 25 de abril en Lisboa

Para Marruecos, España es naturalmente la puerta de entrada a Europa en diversos sectores. Este enlace condena el norte de Marruecos a un retraso relativo en comparación con la apertura de otras regiones de Marruecos como las del eje Kenitra-Agadir a través de Rabat, Casablanca, Fez y Marrakech, cuyos polos económicos tienen relaciones que exceden Francia para ir más lejos a Alemania, Italia o Gran Bretaña.

 A pesar de la importante situación geográfica del norte de Marruecos, esta región que va de Al Hoceima a Tetuán sigue siendo la que menos relaciones tiene con los agentes económicos europeos. Esto se debe a la apuesta histórica por España como socio económico y cultural privilegiado y casi único.
Pero los datos revelan una realidad diferente: España prácticamente ha cerrado la puerta para acceder a sus universidades a estudiantes en el norte de Marruecos mediante la adopción de una política de visados con objetivos ambiguos.
Como el norte de Marruecos tiene pocas relaciones con otros países europeos, como Portugal, Alemania e Italia, esta región se ha convertido en la que tiene menos estudiantes en las universidades españolas. Muy por detrás de las regiones de Casablanca, Rabat, Fez y Marrakech.
 Este déficit de apertura externa generará un déficit de ejecutivos para la región norte de Marruecos, lo que tendrá un impacto negativo en su desarrollo a medio y largo plazo.
Al mismo tiempo, a pesar del progreso de las relaciones económicas marroquíes en los últimos cinco años, con el resultado de que España se convirtió en el primer socio comercial de Marruecos ante/tras Francia, la participación de las exportaciones del norte de Marruecosa España siguen siendo marginales en comparación con el resto de las regiones del país.
Esto se debe a dos razones principales, la primera es que España apuesta por la inversión en el resto de Marruecos sin el Norte, y al mismo tiempo, los empresarios de las pequeñas y medianas empresas del norte de Marruecos enfrentan dificultades para obtener el visado que les permita ir a las ferias y exposiciones españolas para exhibir sus productos y servicios.
Ironía del destino: España participa en reuniones económicas con otras regiones de Marruecos y se limita, en el caso del norte de Marruecos, a celebrar reuniones económicas puramente protocolarias o financiar eventos culturales con un impacto limitado para justificar los subsidios europeos y pretender promover la cooperación transfronteriza.
España ha abandonado su política de ayudar al desarrollo del norte de Marruecos y ha dado espalda al espíritu de cooperación que comenzó a surgir en la década de los 90, para avanzar hacia una política vaga y ambigua y sus representaciones.
En el norte de Marruecos, los diplomáticos han adoptado las tesis de Cánovas del Castillo y las de Blas Infante. Sería útil para los consulados españoles en el norte de Marruecos (Tetuán y Nador) declarar el número anual de visados ​​emitidos a empresarios marroquíes para desarrollar sus relaciones comerciales con empresas españolas, así como el número de visados ​​de residencia expedidos a Estudiantes marroquíes que desean cursar estudios universitarios en España. Con estos datos, estaremos bien informados.
Los datos disponibles muestran que sería un error para el norte de Marruecos seguir dependiendo de la cooperación económica y cultural con España para lograr un buen nivel de desarrollo. Por el contrario, esta perspectiva sumergirá a la región en dificultades relacionadas con la emigración, el narcotráfico y el contrabando, mientras que hay horizontes más prometedores que España, concretamente Portugal y Gran Bretaña que las elites políticas, profesionales y de la sociedad civil harían bien en explorar por el bien de la región.