EE.UU./Sahara marroquí Más clara, el agua

0
Muejeres sahrauies diciendo a Argelia y su Polisario lo que son y van a ser siempre... siempre...

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Para no pocos en esos campamentos, el problema no es la generosa propuesta de un plan de autonomía en el Sahara, sino hasta cuándo va a mantener su oferta Marruecos.
Estados Unidos lo acaba de reiterar, oficialmente (departamento de estado): “serio, realista y creíble”.
Pero, tanto Estados Unidos como la inmensa mayoría de los países occidentales entienden que una propuesta de este tiempo no puede perdurar eternamente.
Luego… entre la población de estos campamentos no existe quien ignora que la única razón de rechazar Argelia y su Polisario repitiendo en coro lo que afirma su mentor, es porque ambos saben que no van a encajar en este proyecto.
Plan de autonomía a los saharauis marroquíes y no a jefes de milicias y a vende patrias que bastante tienen con sus cuentas bancarias, engrosadas por los ingresos de la malversación de la ayuda humanitaria internacional y los distintos tráficos en la zona.
Autonomía a quien la merece. Autonomía a las poblaciones de la región y no a argelinos, sus cubanos y sus malíes.
De hecho el plan ya ha entrado en vigor y las poblaciones auténticamente sahraujes y oriundas de la región disfrutan de su amplia autonomía en todos los dominios.
El resto es detalles…