Cronica desde TindufCrónicasFeatured

EE.UU/Soberanía marroquí sobre todo su Sahara Más allá de una ratificación

Queda muy poco

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Aunque el Polisario, por no tener (poder) la fuerza de decisión, todo le viene prét a porter desde la sede de los servicios de inteligencia militar argelina, ni necesita presidente ni necesita órgano de decisión, la información, desde Washington dada por el sitio de noticias estadounidense Axios, citando fuentes bien informadas de que la administración Biden no se retractará del reconocimiento por parte de los Estados Unidos de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara, ha constituido para las milicias de Argel, casi un golpe de gracia.

En Argel no se ignora que una decisión de este calibre nunca se queda en materia bruta. Es decir, su impacto sobre el resto de la comunidad mundial, especialmente la UE será, indudablemente considerable.

Desde el patinazo de Guergarat y el posterior reconocimiento americano de la soberania de Marruecos sobre la totalidadde su Sahara, esta era la ultima esperanza (alucinación) de Argelia y de su milicia del Polisario que ven ahora desvanecer con la mortal revelación de Axios y de lo que se ha podido trascender de la entrevista telefonica entre Nasser Bourita y su homologo americano Antony J. Blinken sobre el Sahara.

¿Qué hacer? No pocos miembros de la cupula del Polisario preparan maletas. A Marruecos se puede llegar de muchas maneras.

Tan es así que no sería exagerado calificar la información de uno de los más trascendentales puntos de inflexión en la inventada función del Sahara marroquí.

En Rabuni se esperan, desde ayer, instrucciones del mentor argelino, que grogui no logra recomponerse y, por tanto, no llegan.

Una ratificación que, según propios y extraños, impulsará una solución justa y equitativa del prefabricado problema del Sahara marroquí.

No cabe la menor duda de que se equivocaron lo que en Argelia, en su gulag de Tinduf o en España creían que una impostura puede durar mil años…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page