FeaturedLas Cosas lo que son

EE.UU. y el resto del mundo: Leyendo a “otros”

Ni amigos ni enemigos, solo intereses

 En un artículo-análisis, publicado por Gilles Munier en “France-Irk-Actualité”, Dmitry Orlov explica que “La política exterior estadounidense siempre ha consistido en destruir todo lo que no se consideraba lo suficientemente estadounidense y reemplazarlo con algo más aceptable, especialmente si permitía que la riqueza fluyera a los Estados Unidos desde su periferia”.

Es lo que vemos y padecemos actualmente: Triones de dólares árabes que hubieran sacado esta nación de la pobreza y la extrema precariedad en que se encuentra con sus refugiados, sus destrucciones, sus miles de millones de dólares en armas y sus donaciones sin razón ni motivo a Mister Trump, van a engrosar el tesoro americano en nombre, según el propio presidente de Estados Unidos, de “protección” y de otras “chorradas”.

Hoy peor que ayer, pero probablemente mejor que mañana, en caso de que siga Donald Trump en la Casa Blanca, despreciando a todo el resto del mundo y violando todas y cada una de las resoluciones del organismo mundial y considerando a sus aliados, satélites y agentes y a sus oponentes terroristas y ejes del mal.

“Para todos los demás, precisa a este respecto Orlov, solo hubo sumisión, usualmente disfrazada con tacto, bajo una luz positiva, un lugar en la mesa grande que ofrecía mejores oportunidades para la paz, la prosperidad y el desarrollo económico y social”.

Sigamos leyendo a Orlov:

“Por supuesto, era bastante simple perforar este velo de cortesía hipócrita y enfatizar que Estados Unidos, viviendo más allá de sus posibilidades, logró sobrevivir solo saqueando al resto del mundo, pero quien se atrevió para hacerlo, fue excluido, sancionado, cambiado de régimen, invadido y destruido, cueste lo que cueste”.

Dirigentes y pueblo… Unos y otros. Ni los primeros podían adoptar tan inverosímiles posturas contra el sentido común ni los segundos pueden esgrimir abstractos conceptos de democracia y de valores morales.

“El establishment estadounidense, enfatiza Dmitry Orlov, estaba enojado con cualquiera que se atreviera a oponerse ideológicamente, pero ha reservado sus formas más extremas de malicia a aquellos que se han atrevido a cometer el pecado capital de tratar de vender petróleo por algo que no sea dólares de Estados Unidos. Irak fue destruido por la misma razón, luego Libia. Con Siria, el gigante se atascó y no le a ser fácil encontrar una salida; con Irán, es poco probable que pueda siquiera comenzar”.

¡Hágase luz!

 

 

 

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close