Antes de olvidarFeatured

EE.UU y sus guerras económicas: El gendarme universal

Entre sanción y sanción, hay otra sanción

A veces encuentro serias dificultades para comprender la pasividad mundial y su enigmàtica tolerancia ante la locura del presiente Trump y su yerno Jared Kushner.

Sanciones a punta pala. Descalificaciones a diestro y siniestro y hostilidad por doquier.

¿Quién queda? O mejor dicho ¿Quién quedará?

Pero no es tan importante la respuesta como esta vergonzosa e normal posición de la mayoría de los países primermundistas, a su frente la UE ante esta amenaza potencial para todos que representa Trump y su yerno.

El hombre no parece saber lo que hace o lo que le dice hacer su yerno. Decreta sanciones contra el jefe de la diplomacia iraní, lo que ha sido estigmatizado hasta por su entorno, luego, discretamente le invita a la Casa Blanca.

Irán nunca ha pagado y no pagará porque “su régimen no quedaría porque no se quedaría una semana sin la protección estadounidense”.

Al canciller iraní no le honra la invitación de Trump como otros que se tropiezan para ofrecerle miles de millones de dólares a cambio de su protección…

Washington está dispuesta a ofrecer a Irán lo que quiera (Paga el Golfo) pero tampoco así pierde sus escrúpulos.

Tanto que sentimos una fuerte tentación de pensar que Donald Trump no es más que uno de los copresidentes de Estados Unidos. Entre la otra figura su yerno, Jared Kushner, el hombre de Nettenyahu.

 

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close