América LatinaCrónicas

EFECTO MULTIPLICADOR DEL DINERO Y LAS AFP DE CHILE Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. –Docente – Chile

Tribuna de infomarruecos.ma

 

Los trabajadores chilenos consideran que las Administradoras de Fondos de Pensiones son las empresas más esquilmadoras de ellos pues se quedan con sus ahorros obligatorios como si estos fueran un botín de guerra…

Comenzaremos este artículo con una pregunta: ¿Qué son las AFP en Chile? Las AFP como se les conoce popularmente y oficialmente son las Administradoras de Fondos de Pensiones, instituciones que se preocupan de recaudar, administran e invertir tus ahorros con el objetivo de hacerlos crecer para el ahorrista, que es el trabajador obligado por su empleador,  reciba una jubilación que respalde su vejez o incapacidad, lo cual realmente no es así pues el dinero no sirve ya que se pierde por la inflación o porque es incapaz de cubrir los gastos del pensionado y su familia.

José Miguel Insulza, dirigente político desde hace muchos años, ex ministro, ex Secretario general de la OEA, actual congresista, dijo: “El sistema de pensiones (en Chile) no existe. Lo que tenemos es un sistema de ahorro obligatorio, en que cada trabajador entrega una parte de su salario a empresas privadas para que lucren por décadas y entreguen dividendos de hambre a los ancianos”. El problema con este tipo de declaraciones es que estos políticos tuvieron muchos años para terminar con el sistema y no hicieron nada; es más, lucraron con él.

En Chile opera un sistema de ahorro y capitalización individual, (solamente nueve países en el mundo tienen este sistema) en el que el dinero acumulado durante la vida laboral es transferido a las AFP. Cada persona está obligada por Ley a cotizar en una de administradoras existentes. A cada trabajador le pertenece su ahorro previsional y cae en ellos la responsabilidad de preocuparse por su pensión, sin perjuicio de que el Estado garantice pensiones mínimas. Lamentablemente esto no es así pues los trabajadores no tienen ninguna injerencia en el manejo de sus fondos.

El Pilar Solidario, mecanismo estatal impulsado en el segundo Gobierno de Michelle Bachellet, permitió que el 60% de los pensionados más vulnerables obtengan una ayuda económica, no obstante, este monto está muy por debajo del salario mínimo. Cada AFP administra cinco Fondos (A,B,C,D,E), que se dividen de acuerdo al perfil de riesgo que tenga el cotizante. ¿Cuál es el riesgo si las AFP lo que hacen es sólo tomar el dinero?

“En Chile, como trabajador, se tiene que ahorrar el 10% del salario. Ese dinero entra con el nombre del ahorrista y si éste fallece, ese dinero es heredable y toda la rentabilidad que gane ese fondo es del ahorrista”. Esto es totalmente falso pues los trabajadores nunca llegan a devengar más del 70% de sus salarios cuando jubilan. Las AFP, para hacer ese trabajo, cobran varias comisiones mensuales. (Por depósito de cotizaciones. Por retiros programados y renta temporal. Por transferencia de cotizaciones de afiliado voluntario.). Promedian 1,27% del salario mensual. Las AFP tienen que tener cuentas de patrimonios separadas: la cuenta de los trabajadores y la cuenta de las comisiones, lo cual en la práctica es incontrolable.

Según informa El Mercurio de Santiago, las jubilaciones pagadas en marzo de 2020 para vejez por edad y vejez anticipada fueron de $259.000 en promedio. En detalle se remarca las diferencias entre hombres y mujeres: $320 mil y $192 mil, respectivamente, incluyendo el Aporte Previsional Solidario. Por otra parte, el doctor en Economía de la Universidad de California Berkeley y experto en pensiones, afirmó que el sistema que tenemos en Chile “no sirve para la realidad chilena” y que la reforma que pretende hacer el gobierno no cambia eso.

Aquí presentaremos el problema desde otro punto de vista, el del movimiento monetario del dinero de los ahorristas obligados.

En este multiplicador nos encontramos, por ejemplo, con un aumento autónomo de la demanda agregada; es decir los inversionistas (en nuestro caso los ahorristas) fueron obligados a depositar parte de sus salarios en el sistema AFP. Este aumento en la demanda agregada aumenta la producción y el ingreso. Esto a su vez genera un aumento en gasto como consecuencia del aumento en ingreso consumo. El aumento en el gasto de consumo es determinado por la propensión marginal al consumo; en otras palabras en las AFP nos encontramos conque que esa proporción marginal no va a parar a la billetera del ahorrista sino que a los bolsillos de quienes manejan dichas empresas. A medida que aumenta el consumo aumenta nuevamente la demanda agregada; en otras palabras si ahorro mil pesos lo más probable es que se generen en el plazo de un mes por lo menos entre 10 y 100 pesos marginales. Esto aumenta, obviamente, nuevamente, la producción y el ingreso. La pregunta que nos debemos hacer es ¿hacia dónde va ese dinero?

Cuando un ahorrista obligado deposita dinero en una AFP esta no debe guardar una parte de ese dinero como los bancos que tienen las reservas obligatorias, pero tiene derecho a prestar el resto a otros clientes. Estos clientes gastarán ese dinero en efectivo y acabará depositándose en otro banco. Las AFP depositan el dinero de los trabajadores (ahorristas obligados) de la siguiente manera: a) en la participación y honorarios de sus directores, gerentes y empleados de alto rango; b) invierten parte del dinero en empresas foráneas; c) invierten el dinero en empresas chilenas; el problema es que los ahorristas no tiene ni opinión ni participación en cómo se maneja el sistema y al final del día reciben como dijimos no más de un 70% de su dinero depositado obligatoriamente. d) Los directores y gerentes muchas veces son miembros de los directorios o accionistas de las empresas en que invierten el dinero de los trabajadores, obteniendo por ello otras rentas, las cuales deberían ir a los trabajadores depositantes de ahorros.

Los miembros del gobierno chileno desde su presidente Piñera hasta abajo, rechazan  el efecto multiplicador keynesiano “por absurdo”, es decir quienes quedarse no solo con el balón sino que con el resultado de goles. Pero, no deberían. El multiplicador multiplica siempre el gasto y, en presencia de recursos ociosos, puede multiplicar no sólo la producción sino también el empleo. El efecto multiplicador no niega la relación clásica entre ahorro e inversión: un mundo con abundantes recursos ociosos es un mundo donde el volumen de ahorro es muy elevado en especial en Chile en donde es obligatorio (si no lo fuera, los recursos no estarían ociosos, sino que se estarían consumiendo). Lo que sucede es que se trata de un ahorro materializado en liquidez, pues las AFP reciben diariamente dinero contante y sonante, es decir no reciben ni promesas de pago ni papeles sin valor.

Lo que Keynes afirma con el multiplicador, es que ese ahorro líquido se transforme en inversión ilíquida (ahorro a corto plazo en forma de inversión a largo plazo). Ahora bien, en un mundo con recursos ociosos y abundantes saldos líquidos sí sería posibles multiplicadores de la inversión que tomaran la forma de inversiones autoliquidables: es decir, financiación de la producción a corto plazo de bienes de consumo en alta demanda. En otras palabras, sí los ahorrantes tienen derecho a retirar sus ahorros y más encima lo que ganaron con el efecto multiplicador, lo cual no sucede con las AFP.

En este caso, el efecto multiplicador del dinero es un término que se emplea para describir el impacto que los cambios de la oferta de dinero tienen sobre la actividad económica. Cuando una persona, un gobierno o una empresa como las AFP chilenas y seguramente de otras latitudes, actúan de un modo que influye en la economía, pueden producirse un efecto en cadena sobre otras personas y empresas que tenga una influencia mucho mayor que la que provoca directamente la acción inicial. Esto es lo que hacen las AFP en Chile, usar no solo el dinero de los ahorristas para inversiones nacionales y foráneas sino que usar los intereses, el rédito de las inversiones en otras empresas,  que genera este dinero al ser prestado o invertido en el sistema financiero y finalmente usar el sistema que se ha multiplicado por el uso del dinero y, además, logran manipular el mercado financiero al llegar a manejar a otras empresas.

En otras palabras podemos decir que el dinero va generando dinero del cual el ahorrista no ve un centavo a su haber. Parte del nuevo depósito se destinará a las reservas del otro banco y/o empresa (de nuevo, por la obligación legal de mantener determinadas reservas en el caso de los bancos) y otra parte se volverá a prestar. Este proceso se repetirá hasta que la totalidad del depósito inicial acabe en varios bancos y/o empresas. Como consecuencia de lo anterior, el depósito inicial se habrá depositado y utilizado en varias ocasiones. Es decir, el dinero se multiplica constantemente.

Chile, es un país que cuenta con 17 millones de habitantes con más de 3 millones de personas cesantes, (debido en especial a la pandemia del coronavirus), las cuales tienen problemas graves en sus economías domésticas y están exigiendo que las AFP al menos les devuelva el 10% de sus ahorros, el Congreso chileno está legislando al respecto para garantizar estos fondos a los trabajadores; sin embargo, el gobierno dice que vetará este Proyecto Ley, el cual fue aprobado el 8 de julio por la Cámara de diputados por mayoría incluso con votos favorables de diputados gobiernistas, pero solo en primera instancia; hay que recordar que este proyecto debe pasar por la comisión de Constitución y Justicia, ir por su aprobación al Senado y más tarde al Ejecutivo por su aprobación.

El escenario creado por los diputados al aprobar la idea de legislar sobre el retiro de los fondos de ahorros por parte de los trabajadores, retiro que podría ir desde 1 millón de pesos (US$ 1,272) hasta 4,3 millones de pesos (US$ 4,700), es algo inédito en la política y economía chilena a pesar que durante unos tres años los trabajadores chilenos estaban pidiendo el fin de las AFP porque entienden que sus dineros les son birlados. El sistema de capitalización individual existente en el país solo ha servido para enriquecer cada día más a la clase gobernante sea esta de izquierda o de derecha.

Lo bueno que ha traído este Proyecto es que el dólar ha bajado su cotización, ha subido el precio de la libra de cobre, ha aumentado la exportación de frutas y alimentos, de salmones y de otros productos, lo que significa que los chilenos podrán obtener productos menos onerosos y que las acciones en bolsa, controladas por estas empresas llamadas AFP irían a la baja permitiendo, en todo caso la democratización de las bolsas de valores del país.

Por último, en el más extremo de los casos de que todos los ahorristas retiren el 10% de sus ahorros del sistema se calcula que eso no llegaría a más de 800 millones de dólares. El total de reservas creadas por el ahorro forzado de los chilenos asciende a unos US$ 200.000 millones, es decir más o menos el 80% del PIB del país y todo esto sólo con el ahorro de los trabajadores, que para los sectores que manejan el país no deja de ser un gran botín. Debido a esto los trabajadores insisten en acabar con las AFP y que los fondos de pensiones sean controlados por el Estado chileno como era antes de la dictadura de Pinochet.

Es muy posible que en otros países se considere seguir el camino chileno que recién se inicia con el retiro voluntario del 10% de los ahorros y que los políticos chilenos entiendan que el efecto multiplicador del dinero debe ser en beneficio de los ahorristas y no de los empresarios involucrados en el manejo de las AFP.

E-MAIL: conchamh@gmail.com

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page