FeaturedSociedadUltimos artículos

El aceite de argán   Por MARILUZ

El argán

Mariluz

 El aceite de argán, un producto que últimamente está muy de moda en el mundo occidental pero que, en realidad, es tradición en Marruecos. Lo cierto es que las primeras veces que lo vi anunciado en la televisión me sorprendió mucho ya que en Marruecos es habitual su uso.

   Pero antes de nada, como no se puede empezar la casa por el tejado, iremos paso a paso, empezando por describir exactamente qué es el argán

El árbol del argán

  El argán (argania espinosa), es conocido popularmente como acebuche espinoso y dispone de un tronco…

¿Qué pereza no? Si sois como yo,  y sólo distinguíis entre árboles grandes o pequeños, y más frondosos o menos, creo que la descripción técnica os va a interesar bien poco. Bueno, pues cortemos por lo sano, presentando una foto para que os hagáis una idea de cómo es el árbol del argán. Lectores, os presento el árbol del argán: árbol del argán, te presento a mis lectores:

   Lo que realmente interesa del argán, y que de ahí es derivado todo el proceso de formación del aceite, son dos cosas: la primera, que se desarrolla principalmente en zonas áridas; la segunda, su fruto. Éste es de forma ovalada, de forma similar a las aceitunas y de color amarillo-verdoso y bastante duro, está cubierto a su vez por pulpa, que aunque de sabor amargo y desagradable, suelen comer los animales. En el interior del fruto nos encontramos con dos o tres semillas de aspecto parecido de la almendra. Y es sólo de esas semillas, una vez molidas, de donde se saca el conocido aceite, por lo que es necesario nada más ni nada menos que 100 kilos de fruto (incluyendo el agua que contienen) para producir un litro de aceite. Imaginaros el trabajo que eso conlleva.

   Lo siguiente que vamos a tratar es el proceso de obtención de dicho trabajo, que puede ser de tres maneras distintas: la moderna industrial, la tradicional, y la que se piensa que es la tradicional pero que sólo es una leyenda urbana.

Proceso industrial de obtención del aceite de argán

   Recordemos de nuevo; el proceso de obtención del aceite pasa por tres fases: retirada de la pulpa seca del fruto del argán, rotura de éste para obtener las semillas y molido de éstas para obtener el aceite. Pues bien, el proceso industrial consiste en utilizar máquinas especializadas para cada fase del proceso descrito, normalmente apoyado por operarios; es decir, en la primera fase existe una máquina que se encarga de cortar ligeramente la superficie de la pulpa, para que o bien se separe perfectamente, o bien lo haga un operario si la máquina no lo consigue. Igual ocurre en la fase segunda; con respecto a la fase tercera, se somete la semilla a un proceso de tostado y posteriormente se muele, obteniendo finalmente el aceite.

Proceso tradicional de obtención del aceite de argán

   El proceso tradicional de la obtención de aceite se puede distinguir de dos formas, que se diferencian en la primera fase, la de la separación de la pulpa del fruto. Pueden ocurrir dos cosas: o bien el fruto está seco, cae del árbol, y la piel, al estar seca, resulta más fácil de separar, encargándose de dicha labor una persona, o bien las cabras, gustosas de disfrutar de la pulpa, se la comen, escupiendo el fruto de su interior posteriormente.

   Si tenemos en cuenta que el árbol del argán tiene una estatura media hasta las primeras hojas de tres metros aproximadamente, seguramente os preguntaréis como es posible que las cabras lleguen a alcanzar dichas ramas. Pues bien, aunque parezca increíble escalan el árbol. Si os resulta inverosímil, aquí tenéis una foto que lo atestigua. Queridos lectores, estas son las cabras ninja; cabras ninja, estos son mis lectores:

  Esto, que en principio puede chocar, tiene una explicación sencilla: el árbol del argán se desarrolla sobre todo en zonas áridas, donde apenas hay vegetación, así que si nuestras amigas las cabras pretenden comer, no tienen más remedio que  escalar el árbol y comerse las hojas y sus frutos (aunque por otro lado, también es cierto que esta estampa cada vez es menos común, ya que se está empezando a regular la fabricación del aceite en cooperativas, y consecuentemente los árboles se plantan en entornos más controlados).

   Una vez tenemos el fruto recogido y sin pulpa, se machaca con una piedra para obtener las semillas, y luego dichas semillas se doran al fuego de leña. Después, con un molino, machacan la semilla hasta obtener una pasta, a la que posteriormente se añade agua y se amasa, hasta obtener el aceite. Se trata de un proceso laborioso que puede llegar a durar más de seis horas para obtener únicamente un litro, y que es bastante común hacerlo para utilizarlo en la comida y para la piel, tradición realizada únicamente por mujeres.

Leyenda urbana sobre el proceso de obtención de el aceite de argán

  Bueno, adelanto que esto que voy a decir no es muy agradable que digamos, pero es algo que está muy extendido y que creo que es necesario aclarar, así que allá vamos.

   Hay gente que cree (incluso gente marroquí) que el proceso de separar la pulpa del fruto lo pueden llegar a hacer las cabras, pero de una manera totalmente distinta: defecándolo. Si, habéis oído bien, corre la leyenda urbana de que las cabras comen la pulpa con el fruto, pero mientras que la pulpa la digiere el fruto duro no, con lo cual lo defecan y en dicha defecación se puede encontrar el fruto intacto. Y la razón principal en la que se sustenta dicho bulo es que hay veces en que el aceite de argán huele mal. Bien, vamos a desmontar el mito y vamos a explicar a qué es debido dicho olor.

   En primer lugar, las cabras no necesitan pasar por el doloroso proceso de defecar un alimento que no pueden digerir por una sencilla razón: son rumiantes. Es decir, comen el fruto con su pulpa, rumian durante la noche y posteriormente escupen lo que no es posible digerir, en este caso el fruto de argán.

 

  Con respecto al olor, que sí es cierto que puede llegar a ocurrir, tiene una explicación muy sencilla: una vez partida, la semilla del argán desprende un olor bastante desagradable, y es por ello que previamente se tuesta, transformándose el olor a uno parecido al de la avellana. Pero claro, puede ocurrir que hayamos comprado un aceite casero únicamente pensado para el tratamiento de la piel, y se haya prensado en frío. De hecho, es común que en el proceso industrial, además del tostado, se someta a la semilla a un proceso de desodorización.

Usos del aceite de argán

  El aceite de argán es un producto ampliamente utilizado en Marruecos, no sólo por cuestiones cosméticas y aplicado en la piel, sino también en otras partes del cuerpo, e incluso como producto alimenticio. Estos son sus principales usos:

Uso cosmético: Éste es su uso por excelencia y como se ha hecho famoso el aceite de argán; está demostrado que hidrata, protege, regenera la piel y es antiarrugas. Además, usado en el pelo lo nutre e hidrata también, dándole brillo y suavidad, y usado en la uñas, junto con unas gotas de zumo de limón, las revitaliza y dan brillo.

Uso alimentario: Se utiliza de manera frecuente para este propósito, ya que reduce el colesterol y previene dolencias cardiovasculares. Por ejemplo, es común que se una a las almendras molidas y se coma con pan, teniendo un sabor parecido al turrón de jijona. Ni que decir tiene que si lo coméis os aseguréis que previamente ha sido tostado.

Información sobre el autor

Me llamo Mariluz Bejarano, soy ceutí de nacimiento y, además de ser una de mis principales pasiones desde pequeña, tengo la suerte de que Marruecos se haya convertido también en mi trabajo. Además de diplomada en turismo, soy agente de viajes, gerente y redactora en Siente Marruecos.

 

Show More

Related Articles

Close
Close