América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

EL APURO DE BIDEN EN GOBERNAR: SON SOLO 4 AÑOS Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente- Chile

Tribuna infomarruecos.ma

 

Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD – Docente-Chile

Joe Biden, « No es momento de medidas pequeñas; tenemos que ser audaces ».

Buena parte de las medidas de Biden están buscado revertir decisiones adoptadas por su predecesor. Los demócratas (su partido)  en el Congreso han señalado que están dispuestos a impulsar solos el plan de estímulos propuesto por Biden, lo cual tampoco cayó bien a la oposición. El partido del presidente tiene mayorías en ambas cámaras del Congreso, pero « son tan escasas que no es fácil aprobar las prioridades de Biden » y ésta es otra razón por la cual el mandatario recurre a órdenes ejecutivas. (Decretos Presidenciales). Sólo durante su primera semana en la Casa Blanca, Biden firmó 21 órdenes ejecutivas, (Decretos Presidenciales)  según el Federal Register, una publicación oficial del gobierno de Estados Unidos (EE.UU.).

Desde que llegó al poder,  el 20 de enero, el Presidente emitió esa gran cantidad de decretos en áreas que considera prioritarias, desde el coronavirus a la economía, desde la inmigración a la igualdad racial, en política internacional, etcétera. El objetivo de Biden  es enterrar símbolos y políticas de su antecesor, Donald Trump. Las cuales crearon tanto malestar en el ámbito interno como externo, salvándose solamente, entre otras el diálogo con Corea del Norte y el reconocimiento de la soberanía de Marruecos en el Sahara Occidental.

Señaló Lynn Ross, profesora de política pública en la Universidad de Georgetown quien trabajó durante años en el gobierno de EE.UU., incluida la Oficina Ejecutiva del presidente. « Es inteligente que (Biden) empiece a trabajar haciendo todo lo que pueda, lo más rápido posible », aunque el apuro del nuevo Presidente comienza a generar críticas de la oposición. Por ejemplo, la senadora republicana Marsha Blackburn, dirigiéndose a la cuenta oficial del presidente tuiteó. “no se puede gobernar con un bolígrafo y un teléfono ».  Si a la lista de Biden se añaden otras acciones ejecutivas, el total ya supera las 40 lo cual es más que las órdenes ejecutivas de Clinton y Trump.

Entre las órdenes ejecutivas de Biden están por ejemplo, que EE.UU. vuelva al acuerdo de París contra el cambio climático y a la Organización Mundial de la Salud (OMS),de las cuales Trump se había retirado. También reforzó un programa que protege de deportación a inmigrantes que llegaron al país siendo niños (conocidos como dreamers), y acabó con la veda al ingreso de musulmanes al país;  y permite el ingreso de personas transgénero en las fuerzas armadas, todo esto a contramano de decisiones de Trump.

Por otra parte detuvo la construcción y financiamiento del muro fronterizo con México que impulsaba Trump y expandió el acceso a la atención médica (aborto incluido) para « deshacer el daño que hizo Trump », quien a su vez quería derrumbar la reforma sanitaria del ex presidente Barack Obama de quien Biden había sido Vicepresidente. Pero,  en otros casos, las acciones de Biden no solo tratan de desmantelar medidas de Trump y buscan más bien llenar lo que considera vacíos del gobierno como ocurrió con las políticas para combatir el COVID -19, para lo cual creó un puesto de coordinador y obligó al uso de mascarillas en propiedad federal, y además expandió los programas de ayuda alimentaria, y colocó la lucha contra el cambio climático en el ámbito de la seguridad nacional.

Además Biden pidió a todas las agencias del gobierno acabar con el « racismo sistémico », informando sobre el nivel de equidad a su personal junto a planes para favorecer la igualdad de oportunidades. Para todas esas medidas Biden usa su autoridad, sin tener que recurrir al Congreso. Paralelamente, Biden propuso al Congreso aprobar un paquete económico por US$1,9 billones para luchar contra la pandemia, y una reforma migratoria que abra el camino a la ciudadanía a 11 millones de personas que viven indocumentados en el país.

Hay riesgos, sin embargo, al gobernar por decreto, pues las órdenes presidenciales pueden ser revertidas. Biden ya experimentó uno de ellos. Un juez federal de Texas bloqueó hace pocos días,  de forma temporaria, una orden presidencial para suspender las deportaciones por 100 días, mientras se analiza el tema.

Biden tiene un amplio apoyo popular para actuar con urgencia tras la peor caída económica de EE.UU. desde la Segunda Guerra Mundial (3,5% en 2020) y más de 400 mil muertos por covid-19. Ocho de cada 10 estadounidenses creen que las prioridades del presidente y el Congreso este año deben ser fortalecer la economía y enfrentar el coronavirus,  según indicó una nueva encuesta del Centro de Investigación Pew[1]. Lamentablemente, en otros asuntos, como la igualdad racial o la lucha contra el cambio climático, el apoyo de los votantes republicanos cae de forma significativa, pues siguen apoyando las torpes ideas de Trump.

Todo esto plantea desafíos a Biden, quien al asumir llamó a la unidad del país tras a las profundas fracturas observadas en el gobierno de Trump y en especial con su casi golpe de Estado. Biden es católico observante y tiene, además, el apoyo de la Iglesia más grande de su país y del continente americano. Por otro lado, su experiencia como político y gobernante es ampliamente conocida, lo cual le da una gran oportunidad de lograr no solamente un fuerte respaldo interno sino que también un fuerte respaldo a su política exterior.

E-mail: [email protected]

[1] El Centro de Investigaciones Pew es un think tank con sede en Washington D. C. que brinda información sobre problemáticas, actitudes y tendencias que caracterizan a los Estados Unidos y el mundo.

Afficher plus

Articles similaires

Uno Comentario

  1. The goods have been received, the quality of the film is good, there is no smell, this is my third purchase, the service attitude is good, and I will patronize in the future

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page