Cronica desde TindufFeatured

El chantaje a los “embajadores” Nueva arma de Brahim Ghali

Donde estan los apoyos?

 

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Desde hace semanas, más concretamente desde el ciclo de incesantes protestas en Argelia Ghali y sus próximos colaboradores fueron informados de “comportamientos irresponsables” de algunos de los “embajadores” de su fantasmagórica república.

De modo que, a su método han hecho llegar a toda la misiva de que “o esto u os hacemos volver a Tinduf”.

La peor de las amenazas. La que hace temblar a los que, por una razón u otra fueron nombrados, entre ellos el de Australia, Mohamed Kamal Fadel quien, a falta del habitual lobby americano que, sin ser pagado adopta otra actitud respecto al Polisario, fue obligado a responder al reciente artículo de Wall Street Jorunal.

Saharauis y sahrauizados. ¿De qué saharauis habla Kamal Fadel al que todos conocemos como fue nombrado?

Los verdaderos saharauis, los verdaderos electos, los verdaderos electores, según la ONU, están en   país Marruecos. Y los americanos lo saben.

Dion Nissenbaum recorrió libremente el Sahara marroquí, contactando libremente a su gente, incluidos los vende patrias de Buicher Mostafa Sayed.

Nissenbaum conoce los campamentos y su triste situación pol potiana, donde el problema no es la autodeterminación, sino los centenares de inocentes en mazmorras y el garrote que es señor de la situación. Nissenbaum escribió lo que vio, lo que supo y lo que descubrió y… punto.

 

 

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close