América LatinaCrónicasFeatured

EL COMERCIO ELECTRÓNICO EN AMÉRICA LATINA Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

La pandemia del COVID-19 logró lo que no habían podido lograr los bancos ni las empresas financieras en general: el aumento sostenido del llamado e-commerce, que en castellano se traduce como comercio electrónico.

En los últimos doce meses este comercio tuvo un notable crecimiento en todo el mundo y especialmente en América Latina lo que significó que la caída del PIB en la mayoría de los países fuera menor a lo esperado. Por ejemplo Chile tiene la posibilidad de crecer un 5,5% en su PIB debido a este tipo de comercio empujado por los bonos y ayudas monetarias del gobierno del presidente Piñera a sus ciudadanos.

El comercio electrónico en el mundo, tuvo en los últimos doce meses un notable crecimiento por la pandemia de COVID-19, lo que hace de esa actividad una oportunidad para la reactivación económica de los países. Esta fue la conclusión de los expertos que participaron en el Circuito Colombia durante la semana pasada, Foro es parte de la agenda paralela de la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que se celebró oficialmente en la última semana de marzo en Barranquilla, ciudad del norte de Colombia en donde participaron más de 40 países.

En el foro “Reconstrucción sostenible: infraestructura, comercio y empleo pospandemia”, la vicepresidenta de asuntos públicos globales de la multinacional estadounidense de mensajería UPS, María Luisa Boyce, indicó que ”en los últimos doce meses el comercio electrónico en América Latina experimentó un crecimiento que se esperaba alcanzar en entre cinco y diez años”. “Este año vimos cambios exponenciales, creo que uno de los más grandes, y vemos cómo en Centroamérica la compra a través de comercio electrónico creció un 300 % y en general en América Latina hay un uso mayor de las tarjetas de crédito para compras en línea”, informó Boyce, quien cree que esto representa una oportunidad muy importante para las pequeñas empresas.

En Chile, por ejemplo, entre 2015 y 2019, las ventas online de bienes de consumo crecieron 123%, pasando de US$ 1.463 millones a US$ 3.260 millones según registra https://www.emol.com/noticias/Economia/2021/03/01/1013410/ Ecommerce-Chile.html. Según este mismo periódico, el E-commerce en el país saltó 234% en 5 años: ¿Cómo será el próximo quinquenio y cuánto gastan online los chilenos? Se pregunta la información. Si bien las cifras chilenas son inferiores a la media de América Latina, hay que considerar que en ese país el ahorro es mucho más grande que en el resto del área.

Boyce agregó que gracias a las nuevas  tecnologías aplicadas al comercio electrónico “los gobiernos podrán mejorar sus procesos de transparencia, automatización y eficiencia, haciendo a los países más competitivos” reafirmando de esta manera sus economías. Por otra parte, Fabrizio Opertti gerente de Sector de Integración y Comercio del BID “la recuperación económica de los países latinoamericanos tiene que ir de la mano del comercio eficiente y en mejores condiciones que las de años anteriores”.

“Se requiere una liberalización de las prácticas comerciales en América Latina, lo que debe ir acompañado del mejoramiento en infraestructura, tanto física con puertos, aeropuertos y vías de comunicación, como de conectividad electrónica», manifestó”, dijo Opertti quien se refirió al fenómeno de la acentuación del e-commerce que se hizo evidente durante la pandemia y que en el futuro puede acentuarse al ser más atractivo para las empresas y los gobiernos. Sin embargo, estos técnicos se olvidan de que miles de trabajadores podrían quedar cesantes al no tener oportunidad de mantener sus  trabajos presenciales. ¿Cómo podría solucionarse este nuevo fenómeno?

“Hay ciertos eslabones para ubicar la producción de estas empresas cerca de los mercados de consumo, lo que conlleva un beneficio ambiental por una menor huella de carbono”, indicó Opertti señalando que la región debería tratar de consolidar modelos de puertos como los de Singapur y Hong Kong, sin explicar realmente su operatividad.

El ministro de Comercio Industria y Turismo de Colombia, José Manuel Restrepo, informó que el comercio electrónico durante el último año y las posibilidades que éste representa tras la pandemia, que en su país hubo un crecimientos de hasta el 16 % en una semana, informando que “Hay decenas de miles de empresarios que hoy están haciendo comercio electrónico y antes hubiera sido inimaginable avanzar en esa dirección”, anunciando que Colombia implementará una política en este sentido, con la cual se están sumando pequeñas y medianas empresas a la iniciativa; lamentablemente el ministro Restrepo no explicó en detalle cual serían esas políticas.

Los países de América Latina ahora, de continuar la pandemia por todo el año 2021/22 tendrá que crear sistemas educacionales que permitan a los trabajadores laborar eficientemente en este sistema del e-commerce, del cual ha habido, en todos los países muchos reclamos de parte de los consumidores por los errores en los despachos y por las estafas que han producido algunos inescrupulosos en el uso de las tarjetas de crédito.

En estos cambios económicos producidos por el e-commerce se presentan, obviamente, muchas contradicciones como sucede en todo tipo de evolución. Estas contradicciones deben ser subsanadas por los respectivos Estados del mundo para no perjudicar a la masa trabajadora. Al respecto podemos decir que todos estos cambios sirven para mantener las economías en buena forma pero, sin olvidar de que las economías están formadas por seres humanos.

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page