América LatinaCrónicasFeatured

El conflicto del Sahara: Un compromiso moral. Juan C. Moraga D. Presidente Centro de Estudios del Magreb.

En voz alta


Juan C. Moraga D.
Presidente Centro de Estudios del Magreb.

Santiago de Chile: infomarruecos.ma/conacentomarroquiblogspot

Ya no cabe duda para nadie que los agentes del frente Polisario, promotor del separatismo y la mentira en nuestro continente, evidencian una clara derrota, cuya fotografía más nítida son las aplastantes votaciones a favor de la propuesta de Marruecos para el Sahara en parlamentos de América Latina, lo que se une al  trabajo constante de quienes, en la sociedad civil, motivados transversalmente por el respeto a los derechos humanos, han sabido explicar lo que ocurre en territorio argelino donde, una banda armada, pretendió durante mucho tiempo hacer creer que se trataba de una lucha de liberación, que contaba con “territorios liberados” y otras falsedades que se han derrumbado como castillo de naipes al tomarse conocimiento de que en realidad se trata de una “republica” virtual, que mantiene campamentos de verdaderos prisioneros, donde se violan los derechos humanos y sus principales dirigentes se encuentran procesados en tribunales españoles por crímenes de lesa humanidad, secuestro de personas y robo de ayuda humanitaria.

Entonces, para hombres y mujeres, de izquierda o derecha, al ver realmente lo que hay detrás de estos abusos, dejaron de mirarlo como una propuesta política o de “liberación”, como fue presentado durante años, para transformarse en un problema ético y una obligación moral para muchos que les habían escuchado, asumiendo como primera obligación terminar con la mentira. De esta forma y como ya no se trataba de izquierdas o derechas, sino de una causa justa y transparente, donde el rey de Marruecos formaliza en la ONU una propuesta seria, humanitaria y viable para la gente del Sahara, respetando su cultura y territorio con un plan de autonomía regional en lo político, económico y administrativo, además de representación parlamentaria, ayudo a terminar con la farsa y echar abajo una montaña de mentiras sobre Marruecos que durante años y sin contrapeso, fueron divulgadas en nuestro continente.

En esta campaña de esclarecimiento, donde caminaron juntos la diplomacia parlamentaria con pronunciamientos conocidos, las actividades culturales, el gobierno con políticas de estado para relacionarse con gobiernos “reales y no virtuales”; jornadas y seminarios en la sociedad civil, sin duda es parte de un todo, cuyo resultado ha sido, como se dijo al comienzo, la derrota y desenmascaramiento de un grupo separatista que, sin Dios, ley ni moral, ahora, con otros nombres o “chapas”, intenta infiltrar los movimientos sociales, como lo ha hecho recientemente en Chile, donde también sufren una estrepitosa derrota al ser expulsados de la mesa de unidad social.

En estos años el centro de estudios del Magreb, creado para dar a conocer la realidad del Sahara en Chile y América Latina, ha hecho un esfuerzo serio por cumplir el objeto de su creación, lapso en que ha sumado amigos y, sin vacilaciones, enfrentado con argumentos y autoridad moral a los agentes y mercenarios del Polisario en diversos escenarios. En la actualidad tenemos amigos, contactos y miembros en 17 países del continente, 138 dirigentes sociales y sindicales pertenecientes a 32 centrales de América latina firmaron por nuestro centro hace 2 años en Bogotá y hoy tenemos una sólida presencia en la defensa de los DDHH, donde se nos respeta y se nos escucha.

Pronto el centro debe cumplir con exigencias para mantenerse como una corporación legalmente constituida, lo que se hará en forma colectiva y democrática la segunda quincena de enero de 2020. Estamos seguros que quienes resulten electos continuarán el camino trazado en estos años, donde destaca nuestra categórica posición de apoyo a la propuesta de Marruecos para el Sahara y la defensa de los derechos humanos bajo cualquier circunstancia. En él Centro de Estudios del Magreb hay hombres y mujeres representativos de organizaciones sociales, académicos destacados y jóvenes que, sin interés de ningún tipo, solo quieren entregar su aporte desinteresado a esta causa. Creo que es el momento abrir espacios y que sean estas nuevas generaciones las que continúen el trabajo iniciado hace 4 años, donde se  conjugue juventud y experiencia.  

En este tiempo hemos tenido el privilegio de conocer organizaciones y personas maravillosas, especialmente del mundo musulmán, de quienes hemos aprendido y con quienes también en ocasiones hemos sufrido, pero siempre compartiendo el sueño de ayudar a los que sufren, en cuyo contexto los hombres, mujeres, niños y ancianos que sufren en campamentos de Tinduf han sido un dolor permanente y nos duele porque no podemos hacer más por ellos, haciendo carne en nosotros una frase que escuchamos y nos marca a fuego: “quien salva o ayuda a una sola persona, salva o ayuda a la humanidad entera”. Ese ha sido nuestro compromiso y debe seguir siendo para quienes asuman responsabilidades en nuestro centro.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close