CrónicasFeaturedFin de Trayecto

El Coronavirus, el virus que tanto necesita la humanidad

Este aniquilador virus

 

Todo el mundo necesitaba un cambio, pero nadie quiso mover un dedo para ello. De repente, llegó lo que realmente le dio vuelta a la torta, en menos que canta un gallo.

Aun si lo hubiéramos predicho, nunca lo habríamos vivido con tanta intensidad y tanta dedicación, como si se tratase de una película de terror o una historia de mil y una noches. Acaso ¿tendríamos que esperar la llegada de la pandemia del Coronavirus para respetar al pie de la letra las leyes promulgadas por nuestros gobiernos? ¿O acatar las órdenes de las autoridades que siempre han actuado por nuestro bien? ¿Necesitamos forzosamente que un maldito virus mate decenas de miles de personas por el mundo para darnos cuenta de lo mucho que somos frágiles ante el destino, ante los demás y sobre todo, ante el Todopoderoso?

Tantas preguntas cunden en nuestras mentes, sin embargo, tendemos a botarlas o lanzarlas por el desván del olvido, solo porque no tenemos el coraje suficiente para enfrentar la realidad con la cabeza bien erguida y la motivación bien presente.

Tendemos a rechazar el otro simplemente porque no habla nuestra misma lengua y a odiar los que no abrazan nuestra misma religión porque creemos que el paraíso está a nuestro nombre. Equivocados de pies a cabeza damos la vida y seguimos en nuestro trece hasta que el destino, nos muestra algo que en realidad nos socava y estremece nuestros sentimientos. Todo ello y aun así, mucho se niegan a aprender, ¿qué hacer?

¿Qué hacer cuando la unión de los pueblos y su destrucción de las ideas preconcebidas acerca de los demás aparece justo cuando surge aquel miedo a morir hoy, mañana o quizás en los próximos días?

Si todos esperan afanosamente que esto acabe pronto y que la vida vuelva a la normalidad, unas cuantas personas (como yo) desean que este virus saque lo más humano de cada uno de nosotros, que seamos unidos de por vida, que se desmoronen las fronteras y que el respeto, el amor y la paz nos invaden. Deseo por último que el medio ambiente recupere su atuendo más limpio y luzca tal una estrella en plena noche, entre toda la constelación. Deseo que el Coronavirus destape el lado más humano de la humanidad.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer