CrónicasEn voz altaFeatured

El delirio de Argelia por el apoyo de España a la autonomía en el Sáhara… Las cuentas del campo no son las de la era

En otros medios (Anfas)

سعار الجزائر من دعم إسبانيا الحكم الذاتي في الصحراء..حسابات الحقل غير حسابات البيدر                       Changriha, Tebboune y Pedero Sànchez

Mohsen Sadki (Anfas)

El miércoles 8 de junio de 2022, el régimen militar de Argelia, con su fachada civil representada por el presidente Abdelmadjid Tebboune, tomó otra línea en la escalada hacia España, esperando torcerle el brazo y conseguir que le siguiera el ritmo en su agresión contra Marruecos y su integridad territorial, con el anuncio de la Presidencia de la República de la suspensión inmediata del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación Firmado con España en 2002, instruyendo a los bancos argelinos a detener las transacciones bancarias relacionadas con la importación y exportación con Españ.
La decisión del régimen argelino se produce tras el fracaso de sus maniobras y presiones que ejerce desde marzo de 2022 sobre el Gobierno español encabezado por Pedro Sánchez para obligarle a dar marcha atrás en su declaración de apoyo a la iniciativa autonómica, única salida realista a la tensión artificial en el Sáhara y su certeza el 8 de junio de 2022 de que el Gobierno de Madrid se aferra a su posición, con la confirmación de Pedro Sánchez en el Parlamento de que “la propuesta de autonomía presentada por Marruecos en abril de 2007, “es la base más seria y realista para la resolución del conflicto ». Destacó el apoyo de España a los esfuerzos para resolver el conflicto prolongado / citando el apoyo de los países de la iniciativa de autonomía, incluidos Francia, Alemania y los Estados Unidos. Los Estados Unidos y los Países Bajos señalaron la importancia de desarrollar relaciones con Marrueco.
y con Madrid confirmando la estabilidad de su posición autonómica, ayer se disiparon las ilusiones del régimen argelino, que se apresuró a celebrar una reunión del Consejo Supremo de Seguridad y anunció su decisión de suspender inmediatamente el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, acompañado de detener las transacciones comerciales con España, sabiendo que hacia ilusiones de que su presión puede dar frutos para devolver a España para mantenerse en línea con su hostilidad hacia Marruecos y su integridad territorial, incluido su anuncio de mantener las relaciones diplomáticas con España en el círculo de crisis, al no regresar el embajador de Argelia a Madrid después de que fuera llamado a aconsultas, a mediados de marzo, tras el anuncio de la carta de Sánchez al rey Mohamed VI, en la que confirmaba en ella la decisión del Estado español de apoyar la iniciativa de autonomía, lo que hizo que Argelia amenace de no cooperar en limitar la inmigración clandestina de Argelia en barcos de la muerte a las costas españolas, y en reducir las importaciones desde España y su decisión de reducir las exportaciones de hidrocarburos argelinos hacia ella y revisar los precios de estos combustibles, y el presidente Tebboune acudió hace semanas a Italia   suscribiendo acuerdos con ella en el campo de la energía, para ser una alternativa a España en la distribución del gas argelino en Europa.
Después de que la administración estadounidense anunciara en diciembre de 2020 su reconocimiento de la marroquinidad del Sáhara y la apertura de consulados generales de países de diferentes continentes en El-Aaiún y Dajla, y la eliminación por parte de Marruecos del plan del régimen argelino al dar pie al proyecto separatista desde el cruce de Guerguerat, y la declaración de Alemania de su apoyo al régimen autonómico, quedó claro para el régimen argelino el derrumbe de su tesis de hostilidad hacia la integridad territorial de Marruecos, pero en lugar de optar por el realismo, decidió persistir en su política antimarroquí y huir hacia adelante, con su decisión unilateral del 24 de agosto de romper relaciones diplomáticas con Marruecos, alimentando sus ilusiones de que podría liderar contra la voluntad de la comunidad internacional y el curso de la historia y la geografía, su guerra contra Marruecos y perpetuando el conflicto que él había creado hace 46 años en el tema del Sáhara, y con la esperanza de continuar su alianza con España para alimentar la tensión artificial contra Marruecos en la región.
Pero las cuentas del campo cambiaron las cuentas de la era, de modo que a mediados de marzo de 2022 el régimen argelino se vio despojado del papel de apoyo español en la cuestión del Sáhara, y enloquecido por la tendencia de Madrid a alinearse con la comunidad internacional y la países concernidos por su apoyo a la iniciativa de autonomía.
Escribimos en el sitio web « Anfas Press » el 28 de marzo de 2022, que « no era de extrañar que el régimen argelino explotara su rabia en la cara de España, por declarar en una posición oficial su reconocimiento de la relevancia y legitimidad del sistema autonómico, que Marruecos presentó en abril de 2007 para resolver la disputa artificial sobre la cuestión del Sáhara marroquí. Este régimen se ha dado cuenta de que ha llegado la hora de la verdad y que la está perdiendo, con los compromisos recogidos en la carta del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez al Rey Mohammed VI, el 14 de marzo, (si se implementan), aliado que lo ha acompañado durante los últimos 46 años, en la implementación de conspiraciones para socavar el derecho de Marruecos a completar su integridad territorial.
En un comunicado, la Presidencia de la República de Argelia justificó la decisión del régimen de suspender de inmediato el Tratado de Amistad y Buena Vecindad con España bajo el pretexto de la vulneración por parte de Madrid de su responsabilidad histórica en el Sáhara, alegando que su decisión fue dictada por “el inicio de una campaña por parte de las autoridades españolas para justificar la posición que adoptaron respecto al Sáhara Occidental, que es una violación de sus obligaciones legales y morales.”,alegando que la autoridad política responsable del territorio, que recae en el Reino de España, hasta la descolonización de Sáhara Occidental es declarada por las Naciones Unidas.
En este sentido, el régimen argelino, a lo largo de los años del conflicto artificial, hizo tesis de la responsabilidad histórica de España, de origen comercial, para intentar arrastrar a los gobiernos españoles de derecha e izquierda, a cooperar con ella y adoptar su enfoque hostil a la integridad territorial de Marruecos. Y lo dijo con franqueza el excanciller argelino Sabri Boukadoum en su visita hace un año a Madrid para reunirse con su ex homóloga española Arancha González Laya, en una entrevista con el diario ‘El País’, llamando a Argelia a no cargarse sola con el servicio del proyecto separatista en el Sáhara, afirmando: « No podemos gestionar el problema simplemente. Lo digo de manera diplomática, Ahora somos los únicos que hacemos esto, tenemos que arreglarlo”, afirma en el mismo delitio “España tiene una responsabilidad histórica y no puede escudarse detrás de Naciones Unidas, hay una responsabilidad especial y debe intervenir, sé que es complicado pero no podemos seguir así otros 40 años y ha continuado: « Yo no tengo que dar lecciones, España no puede sustraerse a su responsabilidad « histórica, no puedo ser más claro en ».
El Gobierno de Sánchez había respondido previamente a las denuncias del régimen argelino y confirmado ante las Cortes españolas que “España se considera libre de cualquier responsabilidad internacional en la gestión del Sáhara”, sabiendo que se lo había dicho al Secretario General de Naciones Unidas, en una carta a su representante permanente en febrero de 1976, para poner fin a su presencia en el territorio del Sáhara, destacando que « ya no tiene ninguna responsabilidad internacional con respecto a la administración de la región ».
La decisión del régimen argelino de suspender el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España por su postura positiva sobre el esquema de autonomía en el Sáhara puso de manifiesto, una vez más a la organización internacional, que Argelia es la parte original en la creación de la tensión artificial en la cuestión del Sáhara y no puede eludir su responsabilidad de sentarse a la mesa de negociaciones con Marruecos, para encontrar una solución realista y seria representada en la autonomía, de acuerdo con la estructura y sentido de la reciente resolución 2602 del Consejo de Seguridad, en lugar de continuar por los caminos de ilusión, que choca hoy y chocarà mañana con que Marruecos está en su Sahara y el Sáhara en su Marruecos.

(Traducido del árabe (Anfas

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page