América LatinaFeaturedFin de Trayecto

EL DÍA DESPUÉS. TIEMPO DE REFLEXIÓN, Elias D, Galati (Argentina)

Ideas...

 

La mayoría de los acontecimientos de nuestra vida suceden de manera imprevista.

Aunque tengamos conciencia de ellos, y hasta los esperemos, no sabemos cuándo ni cómo, y se aparecen en el momento menos esperado.

Es cierto que hay cosas que planeamos, y algunas hasta cuidadosamente.

Nuestros estudios, nuestras relaciones, el casamiento, ser padres, buscar un empleo, son cosas que están en nuestra mente y procuramos llevarlas por buen camino y dentro de un tiempo señalado.

Pero la vida tiene sus contingencias y aún dentro de esas situaciones suceden circunstancias inesperadas.

Otras agradables o pesarosas son totalmente impensadas, recibir un premio, un accidente, aún la muerte súbita, encontrar algo perdido o hallar una persona de la que estábamos separado la mayoría de las veces ocurre de repente y sin aviso.

Sobre todo la muerte; casi nadie espera la muerte y nadie sabe con seguridad cuando sucederá aun siendo la única condición de factibilidad exacta de nuestras vidas.

Es así aunque queramos ocultarlo, de lo único que estamos seguro y es inexorable en nuestra vida es que  moriremos, lo demás es aleatorio, puede ser o no, suceder o no

Los sucesos impactan en nosotros, causándonos alegría o pesar, desazón, tristeza, júbilo o esperanza.

El impacto es inmediato y conmueve nuestro ser, tanto la mente como el corazón.

Por lo general no podemos digerirlo ni evaluarlo de inmediato; nos provoca una emoción que desequilibra el statu quo en el que estamos, y modifica drásticamente nuestra postura vital.

Por supuesto en gran medida condiciona nuestras acciones y nuestro comportamiento a partir del acontecimiento.

Para bien o para mal, para mejor o para peor, pero la primera reacción es instantánea, instintiva y visceral.

Por eso el día después es tiempo de reflexión.

Día después en sentido figurado, porque puede ser realmente el día después, o una semana, un mes, o mayor tiempo y a veces nunca.

Los que no reflexionen sobre los acontecimientos, seguirán a la deriva de las situaciones creadas interna y externamente por lo que les ha pasado.

Sentirán las consecuencias, cambiarán quizás sus costumbres, pero no habrán aprendido de ellas, no habrán logrado sacar provecho de la interacción elemental y vital del hombre con sus semejantes y con el medio.

Aquellos que logran reflexionar aprenderán un poco más y entenderán mejor su vida y las relaciones existenciales.

Porque las situaciones suceden, es inexorable, a despecho de nuestro deseo, de nuestra preferencia o de lo que esperemos de la vida.

¿Qué debo hacer?

En primer lugar comprender como ha impactado el hecho en mi ser, si me ha conmovido, si me ha alegrado o entristecido.

Luego reflexionar qué y cómo me ha cambiado, y como he quedado colocado en la nueva situación.

Por último que me dice el hecho sucedido; que me ha querido señalar la rutina vital con lo acaecido, y también como respondo, y que le digo yo a la nueva situación.

De ello surgirá una evaluación, y una nueva conducta.

Como me comporte a posteriori de la situación señalará si he asumido o no la circunstancia que me ha tocado vivir.

La mayor emoción y la más grande contingencia se produce ante la muerte.

No podemos asistir a nuestra propia muerte, pero asistimos y tratamos de comprenderla a través de la muerte de nuestros semejantes.

Nos llena de interrogantes: ¿Quién soy?  ¿de dónde vengo y a dónde voy? ¿He cumplido mi rol y mi destino? ¿Fui bueno, tolerante, comprensivo, logré mejorar la calidad de vida o por el contrario mi intolerancia e incomprensión fue perjudicial tanto para mí como para los otros?

Asimilé la conmoción, me hizo mejor o me deterioró y empalideció mi existencia.

No hay mayor reflexión que la soledad frente a la muerte, encarnada en un semejante, de la que somos testigos, tratamos de comprender y no podemos y esperamos desde la angustia del ser, poder comprenderla para nosotros, en el momento culminar de nuestra vida.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page