Antes de olvidarFeatured

El Director: Un libro que quita el aura de santidad de los medios de comunicación en España

Radioscopia de una petendida libertad de expresión

¿Quién dijo que los medios de comunicación, que evalúan el trabajo de las fuerzas políticas y critican las creaciones artísticas y revelan los secretos de las cosas, son inmunes a cualquier tipo de denuncia?

   Son las sospechas que produjeron el libro « El Director » de David Jiménez, ex corresponsal y el director que dijo « no » al segundo periódico más importante de España.

   Después de recibir una llamada del director de la editorial El Mundo, no sabía que la alegría que tenía cuando le ofrecieron el puesto de director de este periódico liberal se convertiría en una miseria que lo obligó a salir de la sala de redacción para revelar las prácticas periodísticas inimaginables en un país democrático.

El periodista, que creció en Barcelona, ​​dice que cuando viajó a Madrid después de 20 años de ejercer el periodismo, planeó hacer la transición digital, convencido de que los periódicos en papel no resistirían a los cambios en los medios de comunicación con la transformación de hábitos de los lectores. Esto fue en 2016, durante el mandato legislativo del Partido Popular español, que extendió su control sobre varios periódicos españoles, según Jiménez.

   Su proyecto fue bien recibido, o eso creó, cuando la administración del periódico le prometió apoyo financiero y moral para lograr un cambio en la sala de redacción, ya que Jiménez no escatimó el vocabulario para describir el temor a futuros cambios y la hemorragia de las eres que aún ensombrecen a los medios de comunicación españoles.

    Sueños, el hombre que confirma en su libro que no tenía el número de teléfono de un político o empresario español se sorprendió por la influencia de los forasteros en los medios de comunicación.

   « Desde que llegué al puesto de director del periódico, las llamadas de los líderes de partidos y de los empresarios más importantes no cesaron para conocer los nuevos proyectos de la nueva redacción,   esta era ha coincidido con la primera señal de la crisis catalana, por lo que me sorprendió la opinión de algunos políticos que me dijeron que la neutralidad ya no es aceptable en tales circunstancias, agrega Jiménez, quien no sabía que estas señales eran solo una fracción de lo que había escondido sus días al frente del periódico » El Mundo « .

   Las presiones para revelar sus garras no se tardaron, fue cuando se negó a obedecer al presidente de la editorial y decidió revelar uno de los escándalos políticos y financieros más importantes de España, conocido como los « documentos de Bárcenas », el extesorero del Partido Popular que gobernaba en aquel momento quien filtró una serie de documentos que demostraron y afirmaron que el partido recibió  financiación ilegal.

   Desde entonces, los golpes continuaron sobre El Mundo y su director, quienes también ha descubierto relaciones sospechosas entre un grupo de sus colegas y funcionarios influyentes del Ministerio del Interior, que han utilizado su periódico en sus guerras contra los nacionalistas catalanes y el partido de izquierda Podemos.

    David Giménez dice en su libro que intentó cortar con estos hábitos, pero la práctica periodística que conocía cuando comenzó como pasante en este periódico estaba plagada de rumores que podrían explicar la disminución de la credibilidad: « Me sorprendió que algunos colegas recibieran salarios adicionales de algunas de las empresas españolas más importantes”. « Era habitual que periodistas de medios disfrutan de viajes financiados, e incluso los bancos estaban otorgando préstamos con los beneficios más bajos para los trabajadores en algunos periódicos ».

   Según Jiménez, estas tentaciones adquieren una dimensión más despiadada cuando estuvo expuesto de manera casi informal a los medios de comunicación. Este periodista afirma que existen acuerdos no escritos entre varios periódicos y las principales empresas españolas que brindan apoyo financiero a los periódicos a cambio de su silencio ante noticias que perjudican sus intereses.

    David Jiménez rechazó estas ofertas y se enfrentó a jefes de compañías como Telefónica, escribiendo los primeros capítulos de su expulsión de este periódico, porque cuando trataba de respetar su profesión, se encontró con un editor que dijo que su primera preocupación era complacer al gobierno y al sector financiero.

    En medio de estas restricciones, David Jiménez se vio obligado a expulsar a docenas de colegas como parte de una reestructuración del periódico, que reveló al otro lado la dificultad de administrar uno de los periódicos españoles más importantes: intrigas aquí y allá, rencor personal de los colegas que buscaban asumir el cargo,  y el miedo a perder empleos en los que la competencia y la arrogancia personal son altas.

   El argumento de la empresa propietaria del periódico para implementar el plan de reestructuración fue una caída en las ventas, lo que, según Jiménez, se debe a un cambio en los hábitos de lectura que confirma que están comprando periódicos que alimentan sus convicciones ideológicas y rechazan cualquier desviación del texto.

   Según Jiménez, querían comprar su silencio al tentarlo a que se mudara a cualquier oficina extranjera de su elección, pero rechazó estas ofertas con respecto a la profesión tal como lo hizo, dejando atrás esta experiencia un libro que cuestionó La libertad de expresión y la nobleza de los periodistas comprados por el gobierno anterior a través de varias tentaciones, como su nombramiento en programas de entrevistas, y proporcionarles información especial sobre sus enemigos políticos.

 

 

 

Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page