FeaturedFin de Trayecto

El espejo de Mezian Zayzaoui

Los criticones...

Hay gente experta en la crítica destructiva.

Tan fácil soltar la lengua y meterse en problemas.

Ser crítico requiere ser profesional, de lo contrario es dárselas de doctor porque aprendió algunas recetas de la abuela.

Hoy día hasta para saludar hay que prepararse, de lo contrario podemos dar el pie en vez de la mano, y un saludo dice mucho de la persona, todo acompañado de la clase de expresión o gestos en su rostro.

A veces creemos que las personas no ponen atención a nuestra manera de presentarnos, pero la primera impresión es la que nos lleva a la buena o mala reputación como personas.

Parece tan fácil señalar juzgar y meter el dedo en la llaga; pero, ¡hay dolor cuando nos toca el turno y sabemos a lo que sabe ser juzgado.

El respeto no se exige, se gana, y por más que creamos que por ser más viejos que otros nos la sabemos todas; que engañados estamos porque siempre hay alguien más preparado que nosotros, y en la maratón de la vida es donde cada quien prueba que es lo que sabe y que tan lejos está la meta.

Por más que queramos soltar sandeces, pensemos por un momento y a modernos la lengua mientras contamos hasta diez, y a partir de entonces ya hemos puesto freno al veneno y este en su estado envasado, no es peligroso ni para su mismo envase.

Hay personas tan venenosas que lo destilan por cada palabra que sueltan; ¡cuidado que el escorpion se entierra su propio aguijón!

Show More

Related Articles

Close
Close