Cronica desde TindufCrónicasFeatured

El Galigate tunecino: La expulsión de la fantasmagórica “RASD” de la UA, una defensa contra el separatismo y el terrorismo

Petición

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Lo decíamos el sábado en infomarruecos.ma: A Argelia y su presidente tunecino les va a salir el tiro por la culata. Y… así fue… así es.

La lluvia comienza por unas gotas. Estas gotas las lanzo Abdoulay Diouf, recuperando los multiples llamamientos en Dakar hace poco por la expulsión de la entidad títere de la organización panafricana.

“El Polisario, explica la petición de Diouf y sus signatarios, con su república títere sigue siendo un grupo armado sin ninguno de los atributos de un estado soberano”.

Su expulsión, precisa, corregirá un « desafortunado error » heredado de la OUA (Organización para la Unidad Africana) y que desacredita a la UA en su acta constitutiva al estipular que sólo debe reunir a Estados soberanos.

Estados soberanos… no milicias

“La presencia de la RASD dentro de la UA, enfatiza la petición de expulsión, constituye una grave violación del derecho internacional y de la carta de la organización panafricana, la “RASD” no tiene ninguno de los elementos jurídicos que constituyen un Estado, a saber, el territorio, la población y el poder de ejercicio”.

Y exige: “Pedimos a la Unión Africana que corrija este « error histórico » que afecta la credibilidad y la neutralidad de la Unión y constituye de forma permanente un verdadero obstáculo en la resolución y desarrollo de diversas asociaciones en el continente africano”.

La expulsión de la única entidad no estatal que se encuentra entre los 54 estados soberanos e independientes de la UA no solo garantizaría la protección de la organización panafricana contra el separatismo, sino que también promovería una contribución efectiva, creíble y legítima de la Unión Africana”.

Conclusión:

“La entidad de la RASD es una fuente real de división, separatismo y terrorismo ».

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page