América LatinaCrónicasFeatured

EL HOMBRE COMO MEDIDA DE TODAS LAS COSAS Elias D. Galati

Tribuna

Todas las sensaciones que recibimos a diario, nos impresionan y se convierten en estímulos procesados mentalmente por nuestra condición humana.

Este proceso tiene una primera etapa que es la información, recibida directamente por la impresión.

Pero el hombre puede llegar a una segunda etapa que es el conocimiento, y almacenarlo como saber personal y hasta transmitirlo.

Puede también llegar a una tercera etapa que es la reflexión, el pensamiento interior y personal sobre el suceso.

Para ello hay que tener voluntad de saber y tiempo para ocuparse, como un valor de prioridad sobre otras cuestiones humanas.

Una de las condiciones impuestas por esta pandemia, es que le ha dado tiempo al hombre, quitado de sus actividades cotidianas.

En ese tiempo puede reflexionar, y aún los que no quieren, como el curso de la información es abrumador, tratan de comprenderla, y de repente se encuentran reflexionando.

En ese estado, nos encontramos con una realidad en un alto grado de pureza.

No la queremos ver, ni es la que creamos para satisfacernos, sino la cruda realidad, que nos ha demostrado tantas cosas a las que nos resistimos.

No hay relato, estalló ante la muralla de la verdadera realidad.

Porque no tengo mas remedio que apreciarla, está frente a mi, y la visión es imposible de soslayar y de negar.

Dos cosas nos han impactado: la primera es nuestra pequeñez y nuestra finitud.

Nos habíamos creído super y estamos escondidos, no sabemos como combatir, ni tenemos planes ni buenas soluciones.

La segunda es nuestra pobre condición.

La tierra sin nuestra presencia ha mejorado sustancialmente. Las especies vegetales y animales están mejor.

La contaminación ha descendido a niveles inéditos.

Somos nosotros los mayores depredadores.

¿Qué ha pasado?

Nos hemos creído y hemos transmitido que el hombre es la medida de todas las cosas.

Todo se tamiza y se pasa por nuestra condición.

Hemos transmutado el conocimiento, con la realidad.

Es que en verdad no hay conocimiento ni ciencia sin el hombre, pero realidad sí la hay.

Somos nosotros los que impulsamos el conocimiento.

Sin la mente humana no hay ciencia geográfica, zoológica, botánica, minera ni ninguna disciplina.

Pero la tierra, los animales, los vegetales, los minerales, existen con independencia de nosotros.

De hecho han existido durante millones de años sin el hombre.

Es su realidad, la de ellos, la que nosotros pretendemos tomar y transformarla en conocimiento.

¿Dónde está el quiebre?

Es cuando pretendemos que el conocimiento nos convierta en dueños, en amos y señores de la naturaleza.

Hasta que cualquier cataclismo o contingencia nos tira del caballo.

¿Qué es lo que hace el hombre? ¿Cuál es la realidad de esta relación?

¿Cómo entenderla.

Pongamos algunos ejemplos: un amanecer contiene la tierra, la atmósfera, el sol, el contorno, es su realidad; un bosque colorido y perfumado, tiene la tierra, los vegetales, las flores, el viento, las luces que se introducen en su espacio, es su realidad; más la visión del hombre hace que esos sucesos sean bellos.

Una de nuestras mascotas que se acerca y se abraza con nosotros, tiene el ser animal, el lugar, el efecto, pero la emoción del hombre hace al amor del gesto recíproco, de uno y del otrote igual modo, en el abrazo entre nosotros la piel ya existe, pero la tersura y la vibración sólo aparecen cuando la toco.

El hombre pone belleza, ternura, bondad, amor, y todos los valores que conocemos cuando a través de sus sentidos capta las estímulos que le proporciona la naturaleza u otros, y los aúna con su emoción y la emoción de otros hombres y les da sentido, valor y realidad trascendente.

Este es el deber del hombre, ésta es la realidad de la relación, no la dominación, el sometimiento, el uso y abuso de las cosas que dispone.

Esperemos que de ahora en mas, se refleje en nuestro comportamiento, y cada acción humana sea un canto de amor, belleza, bondad y libertad para un mundo mejor

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer