Crónica internacionalCrónicasFeaturedFin de Trayecto

EL LIDERAZGO DEBE SER LÓGICO Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna de infomarruecos.ma

 

Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. – Docente, Chile

Las dificultades para conducir organizaciones no radican en falta de conocimientos, o diseño de procedimientos, La principal dificultad está en hacerse entender por las personas que componen la sociedad o la organización El fracaso de las sociedades, de las  organizaciones tiene que ver con las personas y, obviamente con la falta de liderazgo.

El fracaso en los ámbitos organizacionales tiene que ver con las personas: quienes dicen y quienes escuchan son los responsables de los fracasos sociales. ¿Quiénes son las personas? ¿A quiénes nos dirigimos? Los empresarios, los políticos, los dirigentes sociales, toman a las personas como activos o como capital de trabajo. Están equivocados; las personas son personas, cada una es un universo diferente y debemos saber distinguirlas.

Las personas que comparten (o están dispuestas a compartir) el estilo, los valores, las actitudes y las competencias de la sociedad es lo más importante. Si queremos liderarlas ellos serán capaces de seguirnos. Debemos preguntarnos, como posibles líderes (todos podemos liderar): ¿Tenemos los conocimientos suficientes para transmitir? ¿Sabemos quiénes somos y a dónde vamos? ¿Tenemos la instrucción técnica necesaria? ¿Sabemos a quiénes nos dirigimos? ¿Seremos capaces de hacerlo?

Para esto debemos tener algunas capacidades de liderazgo; no muchos pueden ser jefes, no muchos pueden se presidentes, reyes, congresistas o parlamentarios,  etcétera. Para ser líderes necesitamos contar con algunos valores, teles como:

1.- Debemos ser honestos con nosotros mismos

2.- Debemos conocer nuestras habilidades y capacidades

3.- Debemos ser observadores

4 .- Debemos ser Personas capaces de cambiar acciones en coherencia con el cambio del entorno y del mundo

5 .-Debemos desarrollar nuestra  Conciencia y tener un cambio observador

Los líderes carismáticos son mostrados como héroes de organización o la magia que tienen los dirigentes de, inspirar la renovación y la lucha por ciertas causas y obtener los resultados extraordinarios. Estos líderes inspiran confianza, fe y creencia en sí mismos. Por supuesto nada de esto es una garantía de que la misión será correcta, ética, o exitosa. Gandhi, fue exitoso porque logró llevar a cabo su liderazgo con ética y sentido común, y por eso ahora nos referiremos al llamado sentido común.

El profesor de la Universidad de Harvard Tarun Khanna, es el creador de las ideas de liderazgo llamada la inteligencia contextual. Al respecto ha señalado que la actual crisis creada por el Coronavirus (Covid-19) está cambiando nuestras percepciones de liderazgo: “La actual crisis nos está haciendo regresar a una idea básica”. Para lo cual “Tenemos que tener suficiente humildad para conocer los límites de nuestra propia pericia y no asumir que el conocimiento técnico es lo más importante para hacer que algo funcione », pues estas  son las habilidades que se necesitan en un mundo impredecible (y no son tecnológicas), en donde al parecer estarían cambiando los valores sociales.

Tarun Khanna  dice « Considero que eso es extremadamente importante en estos días porque la forma en que se va a enfrentar la pandemia de Covid-19 será muy similar en los distintos países: distanciamiento social, mascarillas, vacunas y tratamientos cuando estén listos », lo cual no deja de tener cierta lógica, y yo agregaría más bien sentido común pues si bien vivimos bajo un sistema que se cree globalizante éste no ha podido cambiar la forma de ser de los distintos países, aunque los principios universales son casi iguales pero lo que sucede en terreno es muy diferente.

El líder debe ser empático, no creer en viejos paradigmas, ser alegre en sus reuniones, debe ser carismático, no deben tener miedo a decir las cosas por su nombre; no debe temer hacer el ridículo, debe crear confianza, ser maduro. No debe demostrar que es más que los que los rodean sino sentirse pares. Los líderes deben ser humildes. Como ser personas de gran visión, sensibilidad a su entorno, sensibilidad a las necesidades de sus seguidores, personas arriesgadas,. Deben siempre atreverse a enfrentar los riesgos.

Las culturas son diferentes; por ejemplo los italianos cada vez que hablan gesticulan con las manos; los rusos besan las mejillas o las bocas, los latinoamericanos abrazan, los árabes te encomiendan a Dios, y así por el estilo. La cultura latinoamericana, es como las culturas asiáticas: la gente es muy cercana entre sí y las  familias tienen lazos muy estrechos. En culturas como la nórdica o la británica, la proximidad física es mucho menor porque existe la noción del espacio personal y de la individualidad. En mi visita a China, e India comprobé que existen ciudades densamente pobladas en donde es muy difícil establecer distanciamiento social, y vemos como India, por ejemplo, ha sido afectada dramáticamente por el coronavirus.

Hay países, que a pesar de sus éxitos económicos  como sucede en China, Viet-Nam, Corea del Norte, India, etcétera, y en donde hay lugares con población numerosa, que habita en espacios reducidos y en pobreza extrema esas condiciones hay que tomarlas en cuenta antes de poner en práctica cualquier estrategia de liderazgo que surja de modelos y herramientas analíticas para reducir las infecciones.

Los test que  llevan a cabo en numerosos países para comprobar la infección del coronavirus se han aplicado de la misma forma en países de medicina avanzada y economías de  avanzada que en países del llamado “Tercer mundo » se ha caído en la misma trampa de no respetar la idea de que hay que ser conscientes de las condiciones locales cuando intentas implementar algo. El liderazgo en estos casos debe comportarse de diferente forma. La estrategia, gobernanza nacional y corporativa, e internacionalismo debe ser diferente de una nación a otra.

Entre los diferentes líderes del Tercer Mundo debemos considerar algunos ejemplos. Daft y Lane (2006), plantean que para hacer un líder éste tiene que tener las siguientes cualidades y valores: a) Influencia; b) Seguidores; c) Intención: responsabilidad e integridad personal; d) Un propósito compartido; y e) Aceptación al cambio. A esto podríamos agregar valores o condiciones como 1) Ambición y energía; 2) Deseo de dirigir; 3) Honradez e Integridad; 4) Confianza en sí mismos; 5) Inteligencia; y 6) Conocimientos adecuados para sus puestos. (Agosin 2009). Nuestros ejemplos los encontramos en el Rey de Marruecos Mohamed VI, en el ex Presidente de Sudáfrica Nelson Mandela (Q.E.P.D,), en el Presidente de Chile, Sebastián Piñera quienes cumplen con todos los valores que aquí propiciamos.

Una de las nuevas formas de presentar el liderazgo con sentido común « está contextualizado Contextual Intelligence » que salió publicado en 2014 en Harvard Business Review, revista de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard. Ese tipo de inteligencia fue definido como « la habilidad para entender los límites de nuestro conocimiento y para adaptar ese conocimiento a un ambiente diferente del que se desarrolló ». Esto sin duda no pone nada nuevo de lo que en Chile hemos denominado liderazgo del sentido común desarrollado por la inteligencia local.

En el texto, se advertía que hasta que ese tipo de inteligencia no se desarrolle « la tasa de fracaso de las empresas transfronterizas seguirá siendo alta ». No se trata obviamente de un término nuevo, ya que existen referencias académicas de mediados de los 80. En nuestro caso, como académicos hemos estudiado el liderazgo del sentido común usando la inteligencia que en EE.UU. llaman contextual lo cual no deja de ser paradójico toda vez que los análisis académicos siempre se hacen dentro de un contexto científico.

En 2008, Joseph Nye, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard y pionero de la teoría del soft power o poder blando, definió esta teoría como: « una habilidad intuitiva que ayuda a un líder a alinear las tácticas con los objetivos para crear estrategias inteligentes en situaciones nuevas ». Esto no tiene obviamente nada de especial considerando que para el líder siempre habrá situaciones nuevas.

Joseph Nye  dice en su artículo publicado en el diario Financial Times: « Good leadership is deciding how to decide » (« Un buen liderazgo es decidir cómo decidir »), lo cual aparece creando una nueva clave de la inteligencia contextual que yo llamo el sentido común”: la capacidad de interpretar las nuevas realidades. Un líder que sea incapaz de decidir que tiene que decidir simplemente no es líder de nada.

Nuestras propias experiencias son fundamentales para la creación de nuestra inteligencia pues algunas situaciones de conocimientos “en la calle” son mucho más importantes que los conocimientos académicos. Muchas de estas ideas son ignoradas por los encargados de gobernar países, estados o empresas. En otras palabras no consideran la realidad.

A veces las personas sienten que tienen la información correcta, que el argumento del otro está equivocado, pero no pueden expresarse de manera efectiva. La pregunta es: hablar bien requiere aprender a pensar bien, para tener la capacidad para organizar y ver con claridad la relación entre las ideas. Los ejemplos ayudan a aclarar y reforzar las ideas. Estas transforman ideas abstractas en concretas y comprensibles a los oyentes. Ensayar la narración con ejemplos largos es una buena manera de hacerlos más interesantes, porque estas son como historias y dependen tanto de su relato como de su contenido. 

“Las personas en general son más influenciables mediante ejemplos claros y personales”. Pero, “ los ejemplos que aportan datos estadísticos también pueden ser útiles en ciertos momentos », (Lucas). Vivimos en los diversos ámbitos de nuestra vida con personas de diferente ascendencia, culturas y religiones. Esto requiere cuidado con la creencia de que nuestro grupo o cultura es superior a los demás, denominada etnocentrismo. En consecuencia, se deben evitar las comparaciones que identifican un grupo como mejor que otros. Para ser un líder persuasivo en un mundo multicultural, es necesario tener en cuenta que las personas tienen diferentes creencias y costumbres, como decíamos al principio.

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page