CrónicasFeaturedIntegridad territorialLas Cosas lo que son

El mito que hay que demoler Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

 

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

El mito es la leyenda fabulosa, generalmente imaginaria y de tradición oral (y recogida en los anales de la historia por personas interesadas) que expone acciones de seres simbólicos que encarnan fuerzas de la naturaleza alterando las cualidades de un ser humano o de un animal u objeto, a veces dándole más valor del que en realidad tiene (Notas del diccionario).

A fuerza de golpes, el herrero endereza el hierro (À force de forger on devient forgeron) –dirían los franceses.

Y a fuerza de un intenso trabajo sin estancamientos por parte de los representantes oficiales del Estado, dirigidos todos por la augusta persona de SM el Rey Mohamed VI, Marruecos encamina su Sahara hacia un mañana pleno de mejoras y satisfacciones, haciendo caso omiso de opiniones que intentan frenar esta carrera hacia un progreso generalizado.

Se cuenta que hay un solo representante de la población del Sahara y que está en las chozas de Tinduf, ¿es posible que se margine a más de la mitad de los habitantes de esta región y que algunos lo acepten sin estudiar el tema de manera lúcida? Sabiendo que esos saharauis marroquíes no se han ido nunca de sus casas, que permanecen en su  tierra y luchan por ella y que ha sido una elección personal y sin compromisos de ninguna clase, no deberían ignorarse nunca. Ellos han decidido permanecer en sus hogares y trabajar para dar al Sahara marroquí el desarrollo que se merece junto a sus hermanos del resto de Marruecos.

Se han quedado en su tierra y no han tenido que pasar fatigas lejos de ellas; tal como ha ocurrido con los que se han ido engañados por un puñado de separatistas y farsantes: mendigar un trozo de desierto a terceros países para autoproclamarse representantes de un pueblo y de una tierra abandonada por ellos y sin que nadie los obligara a hacerlo.

¿Qué se cuece en esos cerebros para no aceptar a los saharauis marroquíes como representantes dela población saharaui, habiendo sido elegidos democráticamente por sus partidarios del Sahara marroquí?

¿Se tienen que utilizar términos “guevaristas” o “maoístas” en la toma de la palabra –en cualquier foro internacional- para que se nos reconozca como gente progresista y “buena”?

Eso es fácil hacerlo, lo difícil es trabajar y dar estabilidad a una región del mundo allá donde esté.

Consideramos que la responsabilidad seria y continua, incesante a pesar de las dificultades, es lo que de verdad cuenta. Las palabras se las lleva el viento y no queda ni rastro; el trabajo queda ahí, todos lo pueden ver y valorar según lo que tiene cada uno en la cabeza.

Sabemos que hay un amplio consenso internacional en cuanto a la realidad del Sahara marroquí como tierra íntegra de Marruecos; lo ratifica la decisión de los Estados Unidos el 10 de diciembre del 2020 al afirmar el presidente Trump, y sin ambages, que el Sahara es marroquí; también lo asegura la apertura incesante de consulados de países extranjeros en nuestro Sahara.

Y con todo y con eso, ¿Los saharauis marroquíes no representan a sus hermanos  allá por donde vayan?

El mito de la representatividad de los saharauis marroquíes por esos separatistas debe quebrarse de alguna manera y para siempre.

Nuestros hermanos del Sahara están llamados a manifestarse pacíficamente ante todas las instituciones internacionales para dar fe de su integración en el seno de la Madre Patria y declarar públicamente que no necesitan a separatistas para que los representen. Deben demostrar que son capaces de revelar la verdad sin utilizar la mentira y las armas, apoyándose en las numerosas realizaciones de desarrollo en todo el Sahara marroquí.

No cesaremos en nuestro llamamiento: las puertas de la Madre Patria están abiertas para que todos tengan acceso.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page