Antes de olvidarFeatured

El Mundo y sus “pinchazos” Confundir la velocidad con el tocino

Del sexo al periodismo... cosas de El Mundo

Debo reconocer que no siempre es fácil comprender la “deontología” y los “principios éticos” del diario español El Mundo.

HRW
Argelia practica el “secuestro”, “abuso” y “expulsión” de los migrantes de África Occidental pero Lucas de la Cal Martin lo ignora

¿Pero qué hace un diplomado en educación sexual y en la Prevención de ITS (Infecciones de transmisión sexual) en las páginas de un, supuesto, “gran” diario como El Mundo?

No importa, aunque parece que, al anunciar su intención de escribir sobre Marruecos y su embajadora en Madrid, los ejecutivos del rotativo le advirtieron que, cuando se trata de Marruecos, la directiva del diario tiene una línea editorial que se debe respetar: actuar en tanto que célula durmiente.

Así las cosas, confundiendo la velocidad y el tocino, Lucas de La Cal Martin confunde Marruecos y Argelia con el asunto del arrojo de los inmigrantes subsaharianos en el desierto. ¿Qué desierto, joven?

Pero, desde su residencia en Florencia (Italia) a Cal Martin nunca se le ocurrió asomarse a la prensa internacional, entre ella la italiana para ver quién arroja a los subsaharianos en el desierto y quién les proporciona la ocasión de regularizar su situación en el país.

Espejo público, el espontaneo diplomado en Educación sexual, convertido por El Mundo en periodista en ciernes se ahoga en un vaso de agua con “scoops” de que Rabat se ha comprado a Pedro Sánchez, a Zapatero a Moratinos a Rajoy y que solo le faltaba el director de El Mundo.

El periodismo no es eso. O se es periodista o se es experto en asuntos sexuales, ningún reportaje puede excitar… por más abstracto que fuera.

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close