CrónicasEstilo de vidaFeatured

El Pan *Bachir Edkhil

Recuerdos

La « estantería » del primer zéro (pan) a la derecha en el desierto, cuando aún no se conocían las cuentas bancarias ni hornos ni electricidad.

Son siempre las madres las que amasan ese único alimento, común, con mucho dolor físico, que permitió la trascendencia de generaciones a la ciudadanía primaria, salvadas del hambre.
Cada cocinera plasma su firma con unos cuantos agujeritos la parte superior del pan.
Nunca supe el porqué de esa característica firma de nuestras madres o hermanas. Más tarde supe que es una práctica habitual en el mundo árabe- amazig.
No obstante, aun hoy, mi corazón regocija cuando veo un pan cocido de ese modo, aparcado, paciente y en silencio, en cualquier esquina, cubierto con un pequeño trapo siempre del mismo color, puesto en una plato elaborado de ramitas de juncos, hilvanados con tiras de piel de cabra. Es una referencia inevitable de mi azarosa,modesta y cutre vida, pero rica en valores y solidaridad. Es casi o parte de mi identidad. Ese pan nos unía a todos. Eramos todos una sola familia. Comíamos pan,cada día, en cualquier lugar, y eramos muy felices con nuestros cochecitos imaginarios, hechos de arcos de algún metal llegado lejos de la  » civilización » más allá de los confines de nuestros mares de arena y de agua. Solo se oye a lo largo del día  » run,run » que emitimos, emulando el ruido del motor del capitan.

*Presidente Alter Forum Internacional de Estudios Saharianos. Al Andalous. Poeta y escritor

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page