CrónicasEn voz altaFeatured

El paso del “ciclón” Ghaligate por España: Tiempo de responsabilidades

Más de 24 horas después de salir de España, Brahim Ghali aún derrama mucha tinta en el país.

Las circunstancias y motivos de su entrada y salida dividen a los políticos españoles. A raíz de este asunto, el Partido Popular de España (PP) reclama la dimisión de la jefa de la diplomacia Arancha González Laya. El partido Ciudadanos exige por su parte a este último y al jefe de Gobierno Pedro Sánchez que presenten al Parlamento un informe completo sobre los entresijos de este oscuro episodio. También pide al ejecutivo que revele garantías que demuestren que Ghali cooperará con la justicia en relación con los cargos que se le imputan.

En efecto, la decisión del presidente del Gobierno Pedro Sánchez y su ejecutivo de permitir infiltrarse ilegalmente el líder del Frente Polisario para tratar su infección por Covid-19 en el hospital San Pedro de Logroño no ha sido comunicada al resto de actores políticas del país.

Además, tras el fiasco de la virtual comparecencia de Brahim Ghali ante el juez Santiago Pedraz del Juzgado 5 de la Audiencia Nacional, el secretario general del Partido Popular de España (PP), Teodoro García Eega, exigió a la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, dimitir de su cargo. El PP denunció oficialmente que la jefa de diplomacia española « no estaba a la altura de gestionar esta crisis », que ha puesto en peligro las relaciones entre Rabat y Madrid.

Para Pablo Montesinos, subsecretario de Comunicación del PP y diputado del partido, Laya no dio la versión veraz de los hechos relacionados con el asunto Ghali, algo que contribuyó al estallido de la crisis diplomática con Marruecos. « En temas internacionales, nuestro gobierno debe estar a la vanguardia y debe hacer lo que están haciendo las principales potencias europeas, y no lo ha hecho », lamentó. Desde la confirmación de la presencia del líder del grupo separatista en España, el PP ha criticado la actuación del gobierno de Sánchez, incluida su decisión de permitir su ingreso en el hospital con una identidad falsa.

Para el PP, la actitud hostil y despectiva del gobierno español enfureció a Marruecos y reavivó las tensiones que habían existido durante mucho tiempo entre los dos países. Para evitar la exacerbación de esta situación, el partido dirigió varias declaraciones a la oficina del Jefe de Gobierno pidiéndole que calme las tensiones y haga lo que sea necesario para resolver este problema lo antes posible.

El líder del PP, Pablo Casado, dijo que su partido envió cinco notas al gobierno de Sánchez pidiéndole que explicara por qué España permitió que Brahim Ghali ingresara a su territorio sin consulta previa. Casado también instó a su país a fortalecer la « relación bilateral fundamental » con Marruecos en diferentes áreas, incluyendo seguridad, energía, salud, agricultura y pesca, entre otras. Además, subrayó su compromiso de « intensificar esta relación estratégica y fundamental de vecindad para la Unión Europea, el Espacio Atlántico, la región del Magreb y el continente africano ».

Los problemas de Brahim Ghali con la justicia española están lejos de terminar

De hecho, además de las denuncias de violación, tortura, secuestro y crímenes de lesa humanidad, el líder del Polisario ahora también es objeto de un juicio preliminar por falsificación de un documento de viaje. El proceso, iniciado por el Juzgado de Instrucción nº 3 de Logroño, sigue una denuncia interpuesta por el sindicato de funcionarios españoles Manos Limpias. El juez encargado de este caso señaló en sentencia que « los hechos presentados contienen indicios que apuntan a la presunta existencia de un delito de falsificación de documento público », precisando que “es necesario pues abrir un procedimiento preliminar” contra el llamado Brahim Ghali.

Según medios españoles, el líder del movimiento separatista presentó la falsa identidad argelina de un tal Mohamed Benbatouch para ser ingresado en el hospital de San Pedro, así como la de Mohamed Abdellah para completar otros documentos y trámites médicos.

Por su parte, el partido Ciudadanos impugna la decisión del juez Santiago Pedraz de permitir que Brahim Ghali continúe su tratamiento en Argelia. El partido pone así en tela de juicio las “consideraciones humanitarias” adelantadas por el gobierno de Sánchez, que previamente había subrayado que este último no abandonaría el país “antes de recuperarse plenamente de su enfermedad”. Ciudadanos también está exigiendo una explicación de por qué el gobierno se negó a permitir que un avión argelino trajera al afectado de regreso a Argel.

Ahora que ya no está en España, María Carmen Martínez Granados, diputada del partido en cuestión, exige al gobierno que revele el « tipo de garantías » que prueban que Ghali colaborará con la justicia en los cargos que se le imputan.

Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos, por su parte destacó que « cada segundo que pasa sin que el gobierno dé una explicación da la sensación de que vamos a enfrentar otro episodio oscuro y extraño ».

Mientras tanto, al igual que los miembros del PP, los diputados de Ciudadanos piden a Arancha González Laya que presente un informe al Parlamento, detallando toda la información relacionada con el caso Brarim Ghali. Además, exigen su comparecencia y la de Pedro Sánchez ante los parlamentarios para brindar las aclaraciones necesarias.

Finalmente, por el momento Marruecos aún no ha reaccionado a la salida de Brahim Ghali de España, aunque la diplomacia ibérica le ha informado de esta maniobra. Sin embargo, Nasser Bourita, canciller marroquí, dijo que el Reino no guardará sin pronunciarse sobre las acciones de Madrid y que presentará sus respuestas en el momento oportuno.

De: LeBrief.ma

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page