Cronica desde TindufCrónicasFeatured

El Polisario fue/es un sueño argelino Alucinaciones…

Entre vivir y existir

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Duele reconocerlo, pero es así no puede ser de otra forma: en los campamentos de Tinduf están y allí van a estar siempre a menos que vuelvan a su país: Marruecos. Más de 35 años después, tanto los que fueron secuestrados como los que se fueron en busca de un espejismo lo saben.

Respuesta a los que en redes sociales alucinan con extrañas reflexiones como “guerra de liberación” o “nuestras tierras”.

¡Guerra y tierras de qué! ¿Liberar qué? ¿Tierras? ¿Quién os la ha dado, como, cuándo, por qué y dónde?

El expediente del Sahara fue zanjado en dos etapas: en la Corte de justicia de la haya y en el acuerdo tripartito de Madrid. En ambos no hay ni sombra del Polisario que, dicho sea de paso, no figura, no existía en ninguna fase de su descolonización: España y Marruecos. El resto es de más. Argelia que creía poder desviar el curso de la historia, todo el mundo sabe hoy como se está acabando.

De tal modo, que, cuando unos construyen universidades de medicina y farmacia, erigiéndose como ejemplo en el continente y en el mundo y otros predican en… Tinduf, sin dar ninguna realidad, la lógica y la razón dictan que las milicias del Polisario no representan a nadie o a muy pocos… muy pocos.

El Polisario fue/es un sueño argelino.

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page