Cronica desde TindufFeatured

El Polisario, invitado no deseado: Seúl dice no al Polisario de Argelia

Indeseado e indeseable

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

Otro traspié diplomático se suma a la ya extensa lista de desaciertos de los posilaristas: la República de Corea ha optado por desplegar la alfombra roja para Marruecos y, al mismo tiempo, escobar a los entusiastas del régimen gerontocrático militar argelino conocido como Polisario.

¡Ay, cómo deben estar ardiendo las brasas del descontento en Argel! Resulta que los separatistas a sueldo de la capital argelina no tendrán el placer de asistir a la fiesta coreana. Solo los países africanos reconocidos por la ONU como « Estados reales » han sido agraciados con la invitación a este glamoroso evento, dejando al Polisario ahogándose en su propia amargura.

Los estrategas en Argel, desesperados por llevar a su séquito de marionetas a cualquier evento internacional, se encontraron con una respuesta clara y sin ambigüedades. No hay lugar para entidades ficticias en la lista de invitados en Seúl. ¡Menudo golpe para aquellos que aún viven en un mundo de ilusiones!

No es la primera vez que Argel intenta jugar sus cartas para incorporar al Polisario en eventos internacionales. En este caso, el presidente de la Cámara de Representantes argelina, Brahim Boughali, se reunió con el embajador surcoreano en un intento desesperado por convencerlo de dar la bienvenida a las milicias separatistas. Pero, como dirían en la República de Corea, « Nada de Polisario aquí, gracias ».

Pero eso no es todo, oh no. Resulta que la República de Corea, que ahora ocupa un codiciado asiento de miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, respalda una solución política duradera y mutuamente aceptable para el Sáhara.

Seúl, aprendiendo de los errores ajenos, quiere evitar ser sorprendida como Japón en el último acto de magia diplomática en el que se vio envuelto el frente separatista en un evento organizado unilateralmente por Túnez. Esta vez, los surcoreanos han decidido no dejar nada al azar y solo invitar a los verdaderos Estados, no a los impostores. ¡Buena elección!

Mientras tanto, la participación de Marruecos destaca su compromiso con el respeto a los principios internacionales y la soberanía de los estados. Una declaración contundente que, seguramente, hizo que más de uno en Argel se le pusiera la carne de gallina.

En fin, los posilaristas tendrán que buscar otras alfombras rojas para desfilar, porque en Seúl, solo los jugadores reales son bienvenidos. ¡Viva la diplomacia

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page