Cronica desde TindufCrónicasFeatured

El Polisario lo sabe: Argelia, el peor mentor

Andarse por las ramas

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Desde hace mucho tiempo, aun murmurando, no pocos altos cargos del Polisario reconocen en privado que “con Argelia, sus proyectos hegemonistas y sus apetitos territoriales no puede haber ni futuro para la ‘RASD’ ni desenlace como lo desea”.

La primera consecuencia es la fuga de muchos o bien hacia Mauritania, España o, incluso, desde hace semanas, a Marruecos. Evidentemente muchos se juegan la vida. El aparato represivo del tutor argelino, desde que se ha convencido de la inutilidad de su Polisario, se encarga de la custodia de las “fronteras” y hasta de Rabuni, sede de la llamada secretaria general del Polisario.

A raíz de lo cual, la gente en este gulag argelino de Tinduf se pregunta por qué este súbito sobresalto de seguridad y de control porque siempre, la DRS argelina ha velado para que actúe sin que se vea. Como diría el viejo H.JIO “nadie rascará tu piel como tus propias uñas”. Alusión a que el régimen argelino parece haber decidido encargarse de lo suyo (Polisario).

Rn el entorno de Brahim Ghali esto no agrada. A los que se han quejado, el “presidente” argelinizado se ha limitado a tranquilizar con un “es temporal. La situación es grave”.

¿Grave? Más que ayer, menos… mucho menos que mañana y no son los coletazos que lo puedan evitar.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page