Cronica desde TindufCrónicasFeatured

El Polisario/Mauritania Al servicio del peor impostor

Milicias por la desestabilización

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Los no pocos mauritanos “polisarizados” en este gulag argelino de Tinduf se preguntan lo que busca la cúpula del Polisario en Mauritania.

Muchos de ellos descubren que tan solo una relación con el Polisario o AQMI es un grave delito. Lo corrobora donde está ahora el ex mandatario mauritano Mohamed Ould Abdelaziz por sus presuntos vínculos con el Polisario y su homóloga de AQMI para fines no muy ortodoxos.

Pero, los que conocen al Polisario y a su mentor argelino no ignoran, no pueden ignorar que para este fin se ha creado el Polisario y para esta finalidad le cuesta tanto a Argelia mantenerlo: Desestabilizar a los países de la región que puedan resistir ante las miras hegemónicas del régimen argelino.

Por otra parte, la revelación por un órgano argelino de la complicidad del Polisario y Aqmi en la fomentación de una intentona en Mauritania para que el ex presidente Mohamed Ould Abdelaziz “recupere” el poder de “otra manera, conlleva más que un significado y más que una ilustración.

Casi medio siglo de malos cálculos, espeluznantes alucinaciones y falsas alusiones. Ni Argelia ni su Polisario pueden hacer nada en esta región del mundo llamada Magreb.

Argelia ha cambiado. Argelia está cambiando. El que no cambia es el pol potista Polisario.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page