El Polisario o el Sancho Panza del Quijote argelino

0
Crece el descontento y la crispacion en los campamentos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Algunos oficiales argelinos encargados de supervisar los campamentos de Tindouf no ocultan su “admiración” ironizada por la “inigualable servidumbre de la cúpula del Polisario aunque dañe a la población de los campamentos”.
En efecto, el vasallaje polisarista al mentor argelino supera avergüenza y no pocos en estos campamentos se sienten humillados por tan servil actitud, absolutamente contraria a los usos y costumbres de la idiosincrasia saharaui en la que el termino señor no existe.
Señores y amos. Los argelinos son todo y el Polisario nada…. Insignificante… despreciado y que permite que se desprecie a los demás.
Y es normal. Me confiaba un amigo argelino que la inteligencia militar argelina ha preparado voluminosos expedientes de malversación, robo, narco-trafico, trata de blancas etc. sobre cada miembro de la cúpula de la banda del Polisario. O sea: que de abrir el pico todos irían a la cárcel o a lo peor.
Lo curioso por no decir escandaloso es que todos los miembros de la dirección de las milicias del Polisario lo saben y, lo que es peor, acatan.
“Los argelinos sabían desde el comienzo con quién trataban” me dio mi amigo antes de rematar “ una banda de malhechores con la que se debía ir con cuidado”.
Y con cuidado se ha ido hasta la humillación y la pérdida de la verdadera identidad saharaui- marroquí, su orgullo y su dignidad.