Cronica desde TindufCrónicasFeatured

El Polisario reconoce sus crímenes: ¡Insuficiente!

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En una crónica publicada esta tarde en infomarruecos.ma y ayer por el chileno El Siete, el profesor de Estado, Carlos Álamo el Polisario opinaba que “en una declaración oficial de su cúpula RECONOCE HABER COMETIDO CRIMENES Y VIOLADO LOS DERECHOS HUMANOS, en los cuales las víctimas han sido siempre quienes creyeron en sus promesas. La declaración demuestra, además, que quienes los denunciaban o acusaban en diversos escenarios por estos crímenes tenían razón y no sus voceros en América Latina que, mintiendo y descalificando ferozmente a quienes denunciaban estos crímenes, han vivido de esta tragedia durante más de 47 años”.

Debemos admitir que se trata de un paso en la buena dirección. Un pequeño paso en un océano de mala dirección.

Lo creeríamos si el jefe de la milicia del Polisario presentara a las incontables victimas que ha violado, a los miles de inocentes asesinados, torturados, encarcelado o desaparecidos y de manera global a todos los secuestrados del gulag argelino que dirige por la malversación de su ayuda humanitaria, por su dramática situación cuando sus caciques viven en el extranjero en hoteles de cinco estrellas.

En síntesis: que libere a sus rehenes en el Guantánamo argelino de Tinduf y que exija de su mentor argelino las cuentas por los indefensos sahrauies que ha asesinado o sigue encarcelando en condiciones infrahumanas.

Los  que denunciaban al Polisario por violar los derechos humanos no eran mercenarios al servicio de Marruecos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page