Cronica desde TindufCrónicasFeatured

  El Polisario y su “Congreso”: Hacia un “presidente” vitalicio

La mascarada

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

¿Quién lo pueda evitar? El refugiado Al Ghali Al Mostafa Assayid es “secretario general” y “Presidente del Polisario antes incluso del simulacro de congreso.

El hombre no siquiera se ha molestado en descartar a sus adversarios “potenciales”. De ello se ha encarado el mentor argelino y que ¡hable el macho!

Todos los miembros de la cúpula de la banda saber a lo que se exponen los que se atrevan a contestar la opción argelina. Sus amigos o sus conocidos que se han atrevido han dejado de aparecer.

Venir, ver y callarse. La ley del silencio instaurada por el Polisario y su lentor argelino.

Como siempre en vísperas de un “congreso” los más listos de los presidencializables optan por aquello de “que aboca cerrada no entran moscas” o lo que es igual: “huesos sanos no aspiran a más”. Conocen la lección y no ignoran ni los nombres ni los motivos ni los destinos de quienes, antes de ellos, se mostraron tan ingenuos que pretendían ser presidentes o, cuando menos, contestar la irregularidad de la “elección” del “elegido”.

En síntesis: el hazme reír…o lo que es igual: la mascarada

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page