Cronica desde TindufFeatured

El Polisario y su cúpula Los Métodos de Brahim Ghali

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

La otra vez hablaba en esta crónica del chantaje que el Polisario ejerce sobre ciertas fuerzas políticas de izquierda en España, sobre ciertos dirigentes de municipios y sobre muchos periodistas de este país.
Filmaba, recordémoslo de nuevo para los que no han  leído aquella crónica, las escenas del instante de corrupción y de entrega de “obsequios” así como las correspondientes conversaciones y diálogos, de donde la incondicional “solidaridad” de éstos con la banda de Argel en su calidad de rehenes de un acto inmoral, inherente de conducirlos a la ruina y al ocaso político o electoral.
Pues bien, , desde la llega de Ibrahim Ghali a la “presidencia, estas prácticas se han reforzado ampliado a los propios dirigentes y miembros de la cúpula con grabaciones que posee el DRS argelino de su implicación en crímenes contra la humanidad y otros crímenes de lesa humanidad, asimismo inherentes de conducirlos al tribunal de justicia internacional.
Ingenuos muchos, no se preguntan lo que ha pasado con el 60% de los máximos dirigentes del Frente que han vuelto a Marruecos donde viven y ejercen libremente sus derechos y deberes. O incluso lo que ha sucedido con hay Baricallah en San Sebastián a pesar de los incontables mensajes de amenazas de muerte y de tentativas de llegar a un acuerdo que “salvaguarde” algunos crímenes de una gravedad extrema cometidos por miembros de la dirección del Polisario. De donde el hombre que encarnaba el cambio y la reforma para la inmensa mayoría de los saharauis ( de verdad y no las masas traídas de màs allá para engrosar el numero de “refugiados”) se ha quedado a mitad de camino de su proyecto renovador y reformista.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page