Cronica desde TindufFeatured

El Polisario y sus coletazos Sequía en todo

Humor popular

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana en Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar .

Todo lo que vociferan las voces de sus amos del Polisario suena a anécdota que hace reír a la gente, a menudo con carcajadas. La gente está bien informada. Meses de investigaciones y de sucesivas olas de represión no han permitido hasta ahora determinar ni las fuentes ni la metodología de información.

Los haznos reír. Los “éxitos”, las “victorias”, los “apoyos” las… alucinaciones que rozan el surrealismo. Al Polisario se le ha acabado la cuerda de la mentira. Sus argumentos son chistes y sus pretextos una farmacia que no engaña a nadie.

Semanas de intensas “negociaciones” con padres y madres de familias no han dado absolutamente ningún resultado. En los campamentos, hay una sana emergencia de un consenso en torno a la imperiosa necesidad de encontrar una salida y no las tergiversaciones para alargar esta tragedia. El Polisario al desnudo. El Polisario, sus hombres y su destino. El Polisario que busca y no encuentra y a la gente que se le acaba la paciencia. Marruecos está cerca… Marruecos está allí… Marruecos está en los corazones y ellos o la abrumadora mayoría no se conforman con menos.

Los campamentos viven otra realidad.

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close