CrónicasEn voz altaFeatured

El problema del régimen argelino es con el pueblo marroquí y con los principios éticos de la buena vecindad

Daltonismo geopolítico

 

Said Jedidi es periodista y escritor, embajador de la paz por el Circulo Universal de Embajadores de la Paz y presidente nacional (Marruecos) de la Asociacipn mundial de escritores en español

Contrariamente a Argelia, donde es asunto exclusivamente de los generales, por obvias razones, el Sahara es cuestión del pueblo marroquí. Crear, financiar, armar y teledirigir una sangrienta milicia contra Marruecos es hacerlo contra los marroquíes y no contra sus autoridades.

Así las cosas, las mil e incesantes maniobras argelinas contra nuestra integridad territorial y contra nuestra existencia en tanto que país, amante de la paz y la concordia, las hemos desbaratado nosotros: el pueblo marroquí y seguiremos movilizados contra estas criminales maniobras hasta cuando necesario.

De tal modo que no sería sano, mucho menos lógico, creer en la salud mental de quien recuerda la expulsión de 45. 000 familias marroquíes en 1975 y afirma que su problema no es con el pueblo marroquí.

El pueblo marroquí contra el que la junta militar argelina lleva a cabo su sucia guerra se queda perplejo ante tan extravagante afirmación.

El cierre de la frontera, del espacio aéreo y de todo vínculo con Marruecos es contra el pueblo marroquí y no contra sus autoridades que, dicho sea de paso, ni necesitan estas fronteras o este espacio aéreo ni absolutamente nada de este régimen militar argelino.

Luego… prohibir a sus polpotianos medios de información hablar de los éxitos de la selección marroquí en el recién Mundial de Qatar, y, de sopetón, presentarse para elogiarlo después de brotes y rebrotes de signos y manifestaciones de los argelinos de su simpatía con esta selección.

Surrealismo…

Evidentemente no es solo el pueblo marroquí sino también el argelino que ha demostrado, cada vez que es necesario y de diferente forma, incluso en claro desafío a su junta militar que no acata su política de odio, de rencor y de desmembramiento ni contra le vecino marroquí ni contra nadie.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page